sábado, 29 de octubre de 2016

Manuel Pardo de Vera. Académico de la Academia Internacional de Genealogía


En la Asamblea de la Academia Internacional de Genealogía (AIG) celebrada en Glasgow (Escocia), el día 11 de agosto de 2016, Manuel Pardo de Vera y Díaz fue nombrado académico titular.
La Academia Internacional de Genealogía (AIG) está presidida por Michel Teillard d'Eyry. Fue fundada en Turín (Italia) en septiembre de 1998 con el fin de reunir a los especialistas en genealogía que representen a las diversas áreas culturales del mundo. El ingreso es por elección y el número de académicos se limita a 100. 
Hace un par de años le fue otorgado el Premio Lazslo Bohus de Villagos 2014, de la Confederación Internacional de Genealogía y Heráldica, fundada en Bruselas (Bélgica) en noviembre de 1971, por su trabajo de dirección en la publicación de las obras ” Procesos de habilitación de Infanzones para acceder a los oficios de la Diputación del Reino de Aragón que se conservan en el Archivo de la Diputación de Zaragoza” y ” Procesos de Infanzonía de la Real Audiencia de Aragón que se conservan en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza”.
Manuel Pardo de Vera y Díaz, natural de la Casa Solar de Ribas, en el municipio de Becerreá (Lugo), es Ingeniero Superior Industrial, Máster en Dirección y Administración de Empresas (MBA), Diplomado en Estudios Avanzados en Derecho (DEA) y Máster en Derecho Nobiliario y Premial, Heráldica y Genealogía por la UNED. Es Vicepresidente de la Real Asociación de Hidalgos de España, del Instituto Español de Estudios Nobiliarios (IEEN) y del Instituto Internacional de Genealogía y Heráldica (IIGH)
 


Manuel, también, es Director y profesor del Curso de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria del IEEN. Asimismo dirige los trabajos de extracción documental genealógica, heráldica y nobiliaria contenida en los procesos de hidalguía  e infanzonía que se conservan en los archivos históricos de Aragón y de Navarra.
Armas de D. Manuel Pardo de Vera
En el campo de los emblemas heráldicos ha realizado una gran cantidad de representaciones heráldicas correspondientes a las armas de miembros de la Real Asociación de Hidalgos de España y de otras corporaciones nobiliarias, muchas de ellas publicadas en la revista HIDALGOS, antes La Gacetilla, revista en las que son frecuentes sus artículos sobre la nobleza en España. Publica, desde 2011, el blog: Heráldica y Nobiliaria

viernes, 28 de octubre de 2016

Juan de Oñate. Adelantado de Nuevo México; fundador de la ciudad de Santa Fe


La familia Oñate fue una familia de aventureros y visionarios. Durante tres generaciones conquistaron territorios, fundaron ciudades y descubrieron y explotaron algunas de las minas más ricas del mundo, como la de Zacatecas. Una vez obtenida la independencia de España, sus descendientes siguieron figurando entre los líderes políticos, intelectuales e industriales más importantes de México.

Esta familia provenía de uno de los linajes más antiguos e hidalgos de España: la Casa de Haro. Nacieron con los privilegios de los que gozaba la vieja nobleza española, y aún así, salieron en busca de nuevos mundos y oportunidades, convirtiéndose en una familia altamente fecunda y honrada en América. A diferencia de muchos otros conquistadores, ninguno de los Oñate es recordado por su crueldad ni maltrato a sus enemigos, al contrario, muchas calles, barrios, plazas y monumentos aún honran su valentía, generosidad, y mecenazgo, y son recordados con gran respeto.

 
Juan de Oñate nació en 1550 en la ciudad de Pánuco, Zacatecas (Nueva España). Fueron sus padres Cristóbal de Oñate, compañero de Cortés en la conquista de México, conquistador vasco del noroeste mexicano y fundador de ciudades, y Catalina de Salazar y de la Cadena, hija de Gonzalo de Salazar, un funcionario que trabajaba en la Tesorería Real de la Nueva España. Sus abuelos paternos fueron  Juan Pérez Narria (o de Narriondo), que al cambiar de asentamiento fue conocido como Juan de Oñate, y de Osana González de Cleverzo y San Llorente. Su padre, Cristobal Pérez de Oñate figura como "hidalgo" en el libro "Los encomenderos de Nueva España, 1521-1555. 

Su antecesor Cadena había luchado en la batalla de las Navas de Tolosa, y fue el primero en romper la línea de defensa que protegía a Mohámmad Ben Yácub. A la familia se le concedió un escudo de armas, y a partir de entonces fueron conocidos como los Cadena. Juan de Oñate perteneció por nacimiento a la Ilustre Casa de Haro, que fueron Señores de Vizcaya.

Desde muy joven tomó la carrera de las armas y encabezó campañas militares contra los rebeldes indios chichimecas que habitaban en el norte de la Nueva España y asolaban los asentamientos españoles. Entre campaña y campaña se dio tiempo para prospectar en busca de placeres (minas) de plata, siendo uno de los descubridores de la mina de Zacatecas.

Contrajo nupcias con Isabel de Tolosa Cortés de Moctezuma, hija de Juan de Tolosa y Leonor Moctezuma y, por ello, nieta de Hernán Cortés y de la princesa Isabel Moctezuma (una de las hijas del emperador azteca Moctezuma Xocoyotzin). Tuvieron dos hijos, Juan de Oñate Cortés (1580) y María de Oñate Cortés (1582).
La expedición a la Tierras del Norte


En Nueva España surgió un interés por las tierras situadas al Norte, las narraciones fantásticas de Cabeza de Vaca y de fray Marcos de Niza acerca de las Siete Ciudades de Cibola, el desastre de la expedición de Vázquez de Coronado dirigida a Nuevo Méjico, motivó la formación de una nueva expedición. La Real Cédula concede permiso a Juan de Oñate para dirigirla con los títulos concedidos de Capitán General, Adelantado y Gobernador de Nuevo México. El rey Felipe II, para asegurar los territorios concedía el titulo de “hidalgo de reconocida nobleza y lugar conocido a cuantos fueran a establecerse en Nuevo México, recibiendo el titulo ellos y sus descendientes”.


Fruto de la amistad que le profesaba Luis de Velasco, marqués de Salinas y virrey de México, Juan de Oñate fue encargado de organizar una expedición para explorar el territorio de Nuevo México, misión en la que había fracasado años atrás el explorador Francisco de Urdiñola. El 21 de septiembre de 1595, el rey Felipe II le concedió permiso (capitulación) para colonizar el territorio que hoy son los estados de Nuevo México y Texas, en los Estados Unidos. El permiso tenía como objetivo principal difundir la fe católica entre los nativos americanos y establecer nuevas misiones.

Juan de Oñate comenzó a reclutar varios centenares de soldados, educadores, religiosos y ganaderos, hasta que logró tener casi medio millar y emprender el camino. Cabe decir que la financiación que el virrey Velasco dispuso atrajo a muchísima gente para la expedición, además de que el propio Oñate, que había sido nombrado previamente gobernador y capitán general de los territorios que encontrase, no cesó de prometer riquezas a todo su contingente. La expedición contaba con un gran número de religiosos, dado que la cristianización territorial era uno de los motivos principales de su puesta en marcha; sin embargo, todos albergaban la esperanza de hallar ricas minas de platas que, según era mítico, existían en Nuevo México.
Juan de Oñate acometió la empresa real en 1598 y partió con 400 colonos y sol­dados más varios centenares de indígenas mexicanos, 11 frailes, 1.000 caballos, 7.000 animales de granja y 83 carromatos cargando aperos y comida en abundancia. De principio a fin, la caravana se extendía a lo largo de 7 km. Cruzaron el Río Bravo por Ciu­dad Juárez y El Paso, hasta llegar a Santa Fe.
A finales de abril de 1598 llegaron al río Bravo (también llamado Río Grande del Norte), el límite natural de Nuevo México, después de haber cruzado el llamado Paso del Norte (lugar donde se ubican las ciudades fronterizas de El Paso y Ciudad Juárez), que Oñate descubrió. A los pocos días el capitán tomó posesión de las tierras en nombre del rey español, Felipe II. Animado por la relativa facilidad de la conquista, la expedición de Juan de Oñate se dirigió hacia Acoma*, donde sí encontraron muchísima resistencia por parte de tribus indígenas, pero al final lograron imponer la superioridad militar de sus tropas. Hacia 1599 puede hablarse del total control de Nuevo México por parte del gobernador Juan de Oñate, que estableció un primitivo asentamiento en San Juan, donde enseguida se levantó una misión cristiana.

Monumento a Juan de Oñate en Alcalde (Nuevo México)
En los primeros años del siglo XVII, el gobernador quiso explorar nuevas rutas. Para ello, se dirigió hacia la llanura de Kansas, llegando hasta Texas por el río Pecos y a Oklahoma por el río Colorado, pero finalmente volvió a bajar hacia el sur, hacia las fértiles tierras del golfo de California. Allí llegó en abril de 1604, estableciendo otro puesto de control hispano que validaba el dominio total de Nuevo México y el éxito en la expedición de Juan de Oñate.

Ruta seguida por Juan de Oñate. El Camino Real de Tierra Adentro
Con la fundación de Santa Fe, en 1605, su riqueza, como gobernador de Nuevo México era inmensa, además de controlar tal vez el territorio más rico del virreinato. Sin embargo, los constantes ataques indígenas, además de problemas de orden interno, hicieron que la colonia de San Juan entrase en declive, lo que aprovecharon sus enemigos para desprestigiarle. Gaspar Pérez de Villagrá, un capitán de la expedición, relató la crónica de la conquista de Oñate de los pueblos indígenas de Nuevo México en su épica "Historia de Nuevo México" (1610).

En 1606, por orden del rey español Felipe III, Juan de Oñate fue obligado a regresar a la capital virreinal para someterse a juicio, pues fue acusado de haber desobedecido las órdenes del virrey. La intriga política parece ser evidente, toda vez que el veredicto fue la inocencia del acusado, pero a cambio se le desposeyó de todos sus títulos y rentas en Nuevo México por no haber actuado conforme a las órdenes del virrey durante una rebelión de San Juan.

Estatua ecuestre de gran tamaño en la ciudad de El Paso
 Aunque Oñate intentó clamar justicia, lo cierto es que sus planes de colonización de Santa Fe se llevaron a cabo sin él, que, además, fue obligado a exiliarse de México. En tal tesitura, Oñate regresó a España, donde la intercesión de Felipe III le hizo obtener un puesto en las compañías mineras peninsulares. Falleció hacia el mes de junio de 1626, sin ninguna restitución de su anterior estado social.



*La batalla de Acoma


Acoma (Nuevo México). Su resplandor con el Sol confundió a los primeros exploradores españoles, que creyeron que era una de las siete ciudades de oro de Cíbola y Quivira. Los indios Pueblo que vivían aquí se negaron a entregar comida a los españoles del Adelantado Juan de Oñate y mataron a varios soldados el 4 de diciembre de 1598, tras lo cual Oñate, el 21 de enero de 1599, ordenó tomar la ciudad con 70 hombres al mando de Vicente Zaldivar, y castigar el crimen como escarmiento y advertencia.

Acoma albergaba entonces unas 4.000 personas. El asedio duró varios días y la conquista resultaba casi imposible dada la privilegiada posición defensiva de la población. Se cuenta en las crónicas que uno de los infantes españoles, Gaspar Pérez de Villagrá, logró subir a un risco cercano y tender una pasarela que sirviera de puente a sus compañeros. En número muy desigual, los españoles conquistaron el poblado en una terrible lucha cuerpo a cuerpo. Es considerada la batalla más sangrienta de Norteamérica junto a la toma de México-Tenochtitlan por Cortés, y resultó decisiva para acabar con la rebelión indígena y permitir la colonización de los nuevos territorios situados al norte de Nuevo México.


Acoma, considerada inexpugnable por su situación
Oñate tuvo que responder en un tribunal de México por los hechos de Acoma y otros relacionados con su gobierno en Nuevo México. Fue condenado en primera instancia pero absuelto en la metrópoli en su recurso porque los jueces españoles entendieron que las circunstancias de un pequeño contingente de apenas 100 hombres, rodeados de indios hostiles y en un territorio tan vasto e inhóspito, justificaron la acción de guerra y las ulteriores represalias.


El Camino Real de Tierra Adentro

España en el suroeste de los EE UU: De Cabeza de Vaca a Juan de Oñate

El Último Conquistador, La batalla de Acoma.



miércoles, 26 de octubre de 2016

OCSSJ. Vela de Armas y Vigilia de Oración, Cruzamiento e Investidura 2016


Lugartenencia de España Occidental - Capítulo Noble de Castilla y León

La OCSSJ (Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén) es una asociación de fieles cristianos establecida según la ley eclesiástica y a la cual el Santo Padre ha confiado la misión especial de ayudar a la Iglesia en Tierra Santa y de reforzar la practica de la vida cristiana.


S.A.R. Don Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, Duque de Calabria, fue recibido como gran cruz de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, como ya era su padre, el infante Don Carlos, admitido en 1992.

PROGRAMA

VIERNES 4 de noviembre. VELA DE ARMAS Y VIGILIA DE ORACIÓN

En la Iglesia de la Concepción Real de Calatrava de Madrid, se celebrarán los actos de la Vela de Armas y Vigilia de Oración de los nuevos Caballeros y Damas.

17:00 h. FORMACIÓN DEL CAPÍTULO

17:30 h. VELA DE ARMAS

Entrega de los Diplomas a los Caballeros y Damas que han sido Promocionados, así como de las Condecoraciones concedidas. Finalizada la Vela de Armas, se procederá a la Bendición y entrega de Guiones de las Secciones.

19:30 h. REUNIÓN DEL CAPÍTULO GENERAL

Presidido por S.E. el Lugarteniente TG. Duque de San Pedro de Galatino, se celebrará en el Salón de Actos del Centro Cultural de los Ejércitos (Casino Militar), donde el Consejo de la Lugartenencia expondrá el Informe detallado del año y se realizará la presentación de los nuevos Caballeros y Damas.

21:00 h. VINO ESPAÑOL

Inmediatamente después de la Reunión del Capítulo, los Neófitos ofrecerán una copa de vino español, en el Salón Principal del Centro Cultural de los Ejércitos.

SÁBADO 5 de noviembre. SOLEMNE ACTO DE CRUZAMIENTO E INVESTIDURA

Se celebrará en la Real Basílica de San Francisco El Grande de Madrid. Oficiará la ceremonia y presidirá el Gran Prior de la Orden, Su Eminencia Reverendísima Fray Carlos, Cardenal Amigo Vallejo
Grupo de Caballeros (Jerez, 2015)
 10:00 h. REVESTIMIENTO

10:45 h. FORMACIÓN DEL CAPÍTULO

11:00 h. CEREMONIA DE CRUZAMIENTO

14:00 h. ALMUERZO DE GALA (Hotel Westin Palace de Madrid)

Caballeros y Damas (San Francisco El Grande / Madrid, 2014)
Con algunos hermanos de hábito (5 Nov, 2016) en el hotel Palace
Hotel Westin Palace (Madrid)

lunes, 24 de octubre de 2016

La Real Asociación de Hidalgos de España renueva su Web

La Real Asociación de Hidalgos de España estrena nueva página web, con un diseño más dinámico y moderno, en la que prima la actualización de noticias y eventos que se celebran, así como la facilidad de búsqueda de contenidos.

Hace unos meses se renovó la web de Ediciones Hidalguía

La Real Asociación de Hidalgos de España nació con el nombre de Asociación de Hidalgos, Infanzones y Noblezas a Fuero de España, y fue fundada, en 1954, por Vicente y Francisco de Cadenas y Vicent, los Marqueses de Siete Iglesias y de Zayas y Valentín Dávila Jalón.  

En la actualidad cuenta con más de 2.000 asociados y es una de las corporaciones más activas, con múltiples actividades: organización de conferencias, cursos y congresos, publicaciones diversas a través de Ediciones Hidalguía, proyectos altruistas, excursiones, encuentros de jóvenes, residencias de mayores, colegio mayor, cena de asociados, etc.




Página de inicio de la RAHE, con vídeo institucional en la cabecera

La asociación tiene como objetivo agrupar a los Hidalgos de España para desarrollar actividades en beneficio de sus asociados, realizar proyectos altruistas que atiendan necesidades sociales, prestar servicios para sus clientes y fomentar la cultura, de forma eficiente, profesionalizada y moderna, apoyándose siempre en los valores tradicionales de la hidalguía.


La Asamblea General de la Real Asociación de Hidalgos de España aprobó la creación de la Fundación Instituto Español de Estudios Nobiliarios, con el fin de que se constituya en auténtico centro de conocimiento y difusión de lo relacionado con las ciencias historiográficas, sociológicas y otras afines, con especial dedicación al conocimiento de la Nobleza en España.

CONTACTO

 

Telf.: 91 542 81 46
Fax: 91 542 85 23
Email: secretaria@hidalgosdeespana.es
Real Asociación de Hidalgos de España
C/ Jenner, 6, Bajo Dcha. - 28010 Madrid


viernes, 21 de octubre de 2016

Rodrigo Sánchez Arjona. Instaló la primera línea telefónica en España


Mostró a lo largo de su vida gran interés por la Ciencia y los inventos, que lo llevaron a acudir a numerosas Exposiciones Universales y a que sus paisanos lo apodaran «El Brujo»*. Empresario, fue quien tendió la primera línea telefónica de España, una de las primeras de Europa y la de mayor longitud de su época en todo el mundo.

Retrato de Rodrigo Sánchez Arjona, uniforme de Maestrante
Rodrigo Sánchez-Arjona* y Sánchez-Arjona, hijo de una familia hidalga, nació en Fregenal de la Sierra (Badajoz), en marzo de 1841, donde falleció en enero de 1915. (*con o sin guión).

Sus padres fueron Don Vicente Sánchez Arjona y Boza, Jaraquemada y Parreño, noveno hijo de Don Jose Sánchez Arjona y Jaraquemada y Doña Lorenza Mameda Boza y Parreño. Nacido en Fregenal de la Sierra en 1799; oficial de Reales Guardias Españolas; se retiró como Comandante de Infantería y falleció en Villafranca de los Barros en 1860. Casado en Fregenal, en 1834, con su prima Doña Encarnacion Sánchez Arjona y Casquete de Prado, hija de Don Alonso Sánchez Arjona y Vargas Zuñiga y Doña Maria Casquete de Prado y Espinosa de los Monteros. Su hermano José también fue Caballero Maestrante de Sevilla.

Una de sus hijas, Luisa Sanchez Arjona y Sanchez Arjona, caso con Bartolomé Halcón y Gutierrez de Acuña, Capitán de Ingenieros y Maestrante de Sevilla.

Doctor en Derecho, fue un rico terrateniente. Pertenece al Salón de los Hijos Ilustres de Fregenal de la Sierra. Fue maestrante de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y tenía aprobado su expediente en la Orden de Calatrava, pero no llego a profesar en ella pues fue disuelta. Los Sanchez Arjona fueron Alcaldes Mayores de Fregenal de la Sierra.

Armas de los Sánchez Arjona
Interesado en temas relacionados con la ciencia y la tecnología, estuvo al tanto de los avances de su época, a finales del siglo XIX. Encargó en París unos teléfonos Gower-Bell y, de regreso a su pueblo, obtuvo autorización para instalar una línea telefónica de 8 kilómetros entre su domicilio particular y una de sus fincas, llamada “Las Mimbres”. Era el año 1880 y se convertía así en un pionero español de las telecomunicaciones. Esta sería la primera línea autorizada de telefonía en España.

Si algo caracterizaba a Rodrigo, ello era su afán de innovación y su determinación por conseguir su objetivo. El teléfono era el invento del momento, y su curiosidad le llevó a intentar con ahínco llevar a buen puerto la instalación de una línea en su pueblo.  En un pleno municipal de 1880, donde se acordó la instalación de una oficina telegráfica municipal en la ciudad de Fregenal de la Sierra, propuso también que se permita a él y a cualquier otro vecino poner por su propia cuenta hilos para la utilización del teléfono.

Con los poderes notariales del Ayuntamiento, viajó a Madrid para que el Director de Telégrafos autorizase tanto la instalación de la línea telegráfica y la telefónica particular. Las comunicaciones dependían del Cuerpo de Telégrafos, que instalaba y gestionaba las telecomunicaciones en el país desde el año 1856.

Así pues, la primera prueba que se llevaría a cabo con los teléfonos situados en su casa de Fregenal y el de la finca de las Mimbres se realizó el día 19 de marzo de 1880, realizando de ésta manera la primera llamada telefónica en España y posiblemente la primera a larga distancia en Europa. Unos años antes, en Cuba, cuando la isla todavía era territorio español, el primer teléfono también conectaba una casa particular con otro edificio, en este caso una estación de bomberos.

Fregenal de la Sierra, desde donde se efectuó la primera llamada de teléfono
Posteriormente, por si la hazaña anterior ofreciese alguna duda, este ilustre extremeño estableció contacto desde Fregenal de la Sierra con la ciudad de Sevilla el día 27 de diciembre de 1880, y posteriormente con Cádiz el día 28 de diciembre del mismo año gracias a que el estado le permitió usar las líneas telegráficas que unían Badajoz con Cádiz y que pasaban por Fregenal de la Sierra.

De esta manera batió el récord mundial de llamada a larga distancia (184 km en la línea Fregenal-Cádiz), que hasta ese momento estaba en poder norteamericano, con una comunicación establecida a 45 millas (72,4 km) de distancia entre Boston y Providence (EE.UU).

Rodrigo Sánchez Arjona

En años posteriores Sánchez Arjona quiso crear una línea telefónica que uniese todas las localidades de la comarca de Fregenal de la Sierra, hecho que no llegó a consumarse debido a la falta de permiso desde la administración central del Gobierno de España.

Jaime de Salazar y Acha. RAMHG, 2001

*Tenía Rodrigo una casa en forma de castillo en una finca cercana a Fregenal llamada “Cegón”, a la que los campesinos no querían ir a trabajar por temor a que el señor les encantara. Le denominaban “El miedo de Cegón”..

Don Rodrigo tenía, además, fama de nigromante entre las gentes del pueblo, y las mujeres, sobre todo, procuraban por miles de medios no ser vistas por tan extraordinario personaje, porque tenían la creencia de que las podía ver sin ropa. Algunos “prodigios” de Don Rodrigo, como este, podían tener su explicación en los últimos descubrimientos científicos (los rayos X se descubrieron en 1895) que al pueblo le parecían “cosas de brujas”, pero otros siguen dejándonos con la boca abierta.
 
El teléfono Gower-Bell

El teléfono Gower-Bell fabricado en el año 1880 en Estados Unidos fue el primer tipo de teléfono utilizado en España, Japón, Inglaterra y otros países de Europa. De esta maneta se sustituyó el telégrafo de comunicación de Samuel Morse y al teléfono de manivela tipo magneto, precedente al Gower-Bell.


Teléfono utilizado en Fregenal, donde se instaló la primera línea en España
Rodrigo adquirió una pareja de este modelo, probablemente, tras uno de sus viajes a París, donde se celebraba la Exposición Universal del año 1878, donde pudo ver por primera vez uno de éstos teléfonos; Por encargo suyo, fue su amigo el conde Théodore Achille Louis du Mocel, a la sazón uno de los próceres de la telegrafía francesa, quién realmente los consiguió en Inglaterra y se los envió a Rodrigo a Fregenal. Con ellos se realizó la primera comunicación rural por línea privada y la primera llamada a larga distancia en España entre Fregenal de la Sierra y su finca. 

Su hijo los donó en 1929 a la Compañía Telefónica Nacional de España, con el fin de que fuera el primer teléfono exhibido en un futuro Museo Telefónico. Este teléfono forma parte del Patrimonio histórico-tecnológico de la compañía y se encuentra expuesto en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid en la exposición "Historia de las telecomunicaciones". 

Uno de ellos fue llevado para una exposición temporal a la ciudad de Fregenal de la Sierra en el año 2010, donde se conmemoró el 130 aniversario de la primera llamada telefónica a larga distancia, anteriormente mencionada.


martes, 18 de octubre de 2016

El Cuerpo de la Nobleza de Asturias nombra nuevos Caballeros y Damas


El pasado sábado día 15 de octubre, tuvo lugar la ceremonia de ingreso de nuevos Caballeros y Damas, que comenzó a las ocho de la tarde con una solemne misa en la iglesia de San Tirso el Real de Oviedo. Allí, su Consejero Magistral, el Excmo. Sr. D. Francisco de Borbón, Duque de Sevilla y Grande de España, impuso las medallas corporativas a los nuevos Caballeros y Damas del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, que hicieron el debido juramento y pasaron a formar parte del elenco de la institución.

Nuevas Damas y Caballeros, algunos de uniforme

 

Actuó como Maestro de Ceremonias D. Felipe de Grado y Gascón. Realizaron los juramentos de ingreso los nuevos miembros D. Ricardo Noboa y Bejarano, D. José Manuel Huidobro y Moya, D. David Huidobro y Sanz, D. Julio Martínez de la Lastra y Camacho, D. Luis de la Vega y de Cárdenas, D. Luis de la Vega y Salazar, D. Feliciano Wenceslao Rafael de la Riestra y Conejo, D. Alfredo Ramón Guzmán y Fernández, D. Alfredo Francisco Guzmán y Quiñones, D. Ernesto José Guzmán y Quiñones, D. Juan Fernando Guzmán y Quiñones, D. Diego Francisco Javier Ruiz de Bucesta y Álvarez, D. Alex Pérez de Buerres, D. Diego María Granados de Asensio, D. Jorge Bernaldo de Quirós y Trillas, D. Ángel Vidal y Valdés de Quevedo, D. Arturo Cardelús y Muñoz-Seca, Dª María Luisa Fernández de Velasco y del Casar, Dª Natalia de la Vega y Salazar y Dª Eugenia de Yzaguirre y de Morer.

Felipe de Grado e hijos
Momentos previos al acto en San Tirso

Iglesia de San Tirso el Real, fundada en el siglo IX
Vista general de asistentes al Acto
Caballeros y Damas del CNPA, frente al altar de San Tirso
Seguidamente, tuvo lugar una Cena de Gala en el Real Club de Tenis de Oviedo, donde se entregaron los Premios "Trelles-Villademoros", "Conde de Latores", "Conde de Campomanes" y "Carreño de Miranda".



 

 
Distintos momentos de la Cena de Gala

El Cuerpo de la Nobleza asturiana (CNPA) cuenta con padrinos de excepción a modo de protectores regios, entre los que se encuentra la reina Isabel II de Inglaterra, el príncipe Alberto de Mónaco, el príncipe heredero de Emiratos Árabes, el rey Abdullah II de Jordania y el príncipe Jacques Honoré Grimaldi (heredero de Mónaco).

David Huidobro, Manuel Sela y José M. Huidobro

Duques de Maqueda, conde de Cabra, e invitados

Varios de los asistentes
Ceremonia de entrega de los diversos premios
La noticia en "La Nueva España"

Noticia en la prensa local (La Nueva España)