domingo, 19 de agosto de 2018

José Bayo Jiménez. Capitán de mar y guerra con Felipe V



José Bayo atravesó varias veces el océano Atlántico, viajando a México y a Buenos Aires. Fue nieto del mariscal de campo Manuel Bayo y García de Prado, héroe de la defensa de Zaragoza contra las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia.

José Bayo y Jiménez nació en la villa de Matute, Obispado de Calahorra (La Rioja) en donde fue bautizado el 18 de marzo de 1710. Hijo de Pedro Bayo de Torres y García de la Mesta, y de Josefa Jiménez de Arenala y de la Cuesta de Bayo, pertenecía a un linaje hidalgo de la tierra de Cameros, en La Rioja. Casó, en 1740, en primeras nupcias, con Micaela Bacaro y Conforte, hija del alférez D. Antonio María Bacaro San Miguel, y de Dª María Magdalena Conforte y Damiani, de origen genovés, su legítima mujer. Contrajo matrimonio, en mayo de 1734, en segundas nupcias, con la porteña Dª Mónica Ignacia Julio Rospigliosi (posible sobrina bisnieta del Papa Clemente IX).

Manuel Bayo y García del Prado
José Bayo Jiménez, a lo largo de su vida realizó una intensa actividad comercial y naviera, principalmente en la ciudad de Cádiz, durante la primera mitad del siglo XVIII, enlazando por matrimonio con una familia genovesa, pero afincada en Cádiz, los Bacaro, propietaria de fábricas de sedas y, también, dedicadas a efectuar el comercio con América, y más tarde en México y Argentina

Su hijo mayor, José Agustín, se dedicó al comercio y a la navegación al igual que su padre; en 1761 viajó de Cádiz a Cartagena de Indias, embarcado como “cargador” en el navío Ntra. Sra. de Atocha, puesto en un documento se dice “que tiene cargado en dicho Navío de su cuenta y riesgo y para entregarse en primer lugar diferentes mercaderías de mayor monto que los trescientos mil reales de plata que previenen las ordenanzas para poder hacer viaje a las Américas.”



En 1737 fue maestre del navío Lanfranco. En 1742 es maestre y administrador de la polacra francesa Pedro José. En 1743 va a Veracruz como maestre del navío francés El Sancti Espìritus. En 1744 va a Veracruz como maestre de la fragata Nª Sª de la Luz. En 1746 viajó hasta Buenos Aires como maestre del navío Nª Sª del Buen Consejo, alias El Rosario y Sto. Domingo y llega a Cádiz, en 1751, procedente de Buenos Aires y Montevideo, como capitán y maestre del mismo navío, pero en noviembre de ese mismo año ya está nuevamente en Buenos Aires

Unos años más tarde, en 1758, fue nombrado alcalde de la Santa Hermandad en la villa riojana de Matute “como vecino y del estado que es de Hijosdalgo”, aunque ejercía el cargo por medio de otra persona que “se nombró por su teniente... por hallarse en la Villa y Corte de Madrid” en compañía de su hijo.

Testó en Buenos Aires el 30 de julio de 1770…“pide sepultura en Iglesia de San Sebastián de Madrid”. Pleiteó, en 1757, ante la Sala de los Hijosdalgo en la Chancillería de Valladolid.

Capitán de Mar y Guerra


En el sigo XVIII, los contratistas obtenían el cargo de captan de mar y guerra, con licencia para realizar dos viajes consecutivos a Indias, mandando el buque y con jurisdicción sobre infantería y marinería; de esta manera, el asentista, podía comerciar y percibir elevadas sumas. Durante el viaje, la responsabilidad era de la Corona, que debía satsfacer una compensación en caso de pérdida del buque. 

La Armada Española ya no usa el sugestivo nombre de Capitán de Mar y Guerra entre sus empleos aunque siga manteniendo para ellos sonoras y entrañables denominaciones tales como las de Alférez de Fragata, Teniente de Navío o Capitán de Corbeta entre otras varias. Pero en su día, sí que utilizo esta denominación de Capitán de Mar y Guerra para designar al Oficial al que la Armada confiaba el manejo marinero y militar de alguno de sus buques.

No hay comentarios :

Publicar un comentario