lunes, 22 de agosto de 2016

Fundación Casa Ducal de Medinaceli. Fallece el XIX Duque

Hace unos días, el 19 de agosto, falleció el XIX Duque de Medinaceli, Don Marco von Hohenlohe y de Medina tras una larga enfermedad, en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, a los 54 años de edad. Nacido el 8 de marzo de 1962, era hijo de Doña Ana de Medina y Fernández de Córdoba, IX Condesa de Ofalia y XIII Marquesa de Navahermosa, y del príncipe Maximiliano von Hohenlohe-Langenburg.


Marco se casó con la alemana Sandra Schmidt-Polex el 1 de junio de 1996, con quien tuvo dos hijos, Victoria (de 19 años de edad), actual X condesa de Ofalia y futura XX duquesa de Medinaceli y Alexander, actual XIV marqués de Navahermosa (de 17 años). Se divorció en 2004, sus hijos se trasladaron temporalmente a Alemania y él, que continuó viviendo en Sevilla, se trasladó a vivir junto a su abuela en la Casa de Pilatos en 2012 tras el fallecimiento de su madre.

Casa de Pilatos (Sevilla)
En septiembre de 2014 sucedió a su abuela, la XVIII duquesa de Medinaceli, doña Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, fallecida el 18 de agosto de 2013. Heredó el título de duque de Medinaceli gracias al cambio en la legislación española en 2006 que permitía al hijo de mayor edad, ya fuese varón o hembra, recibir el título nobiliario. De esta manera, la madre del Príncipe de Hohenlohe-Langenburg sería la heredera del título que ostentaba por aquel entonces su abuela, pero Ana de Medina falleció de cáncer en 2012, meses antes que su madre, por lo que el príncipe Marco heredó directamente de su abuela el título cuando ésta falleció.

Patrono de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, los últimos años de su vida se interesó singularmente por la historia de esta Casa contribuyendo a la descripción y catalogación de su archivo histórico.

La familia posee más de cincuenta títulos nobiliarios -algunos más antiguos que los de la Casa de Alba-, once de ellos con grandeza de España (GdeE).


De su web se ha extraido la siguiente información, y es posible consultar  información sobre Individuos, Casas, Títulos y Territorios en la página web Casa de Medinaceli.

La Casa Ducal

La Casa Ducal de Medinaceli tiene su origen en la descendencia primogénita del Príncipe Don Fernando, conocido con el sobrenombre de "el de la Cerda", hijo mayor y malogrado sucesor de Alfonso X, Rey de Castilla y León. Al premorir a su padre dejando dos hijos de corta edad, conocidos como los "Infantes de la Cerda", se abrió un complejo pleito sucesorio que derivó en una larga guerra civil por la que el mayor de estos, Alfonso, titulándose Rey de Castilla y León, disputó dicha Corona sucesivamente a su tío Sancho IV, a su primo Fernando IV y, finalmente, a su sobrino Alfonso XI, a quien siendo ya sexagenario reconoció como rey legítimo a cambio de un conjunto disperso de territorios conocidos como "de la recompensa". Por sucesivos fallecimientos sin sucesión, dichos territorios y la representación de la línea mayor desheredada de la Casa Real de Castilla y León pasaron a una nieta suya, Isabel de la Cerda quien al casar con Bernardo de Bearne, creado Conde de Medinaceli en 1368, recibió en donación dicho condado, titulándose desde entonces por derecho propio Condesa de Medinaceli.  En adelante, su Casa sería conocida por el nombre de su villa condal soriana y la preponderancia de la linea materna quedaría reflejada en que su descendencia olvidó el nombre y las armas de Foix de su línea paterna y usó únicamente los signos de identidad del linaje de la Cerda.

La Fundación

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli, aprobada por orden ministerial de 20 de Octubre de 1980, es una institución cultural privada creada por voluntad de la Excma. Sra. Doña Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, XVIII Duquesa de Medinaceli, con el objeto de conservar, restaurar, reintegrar, estudiar, promover y difundir el patrimonio histórico tanto material (inmueble, mueble y documental) como inmaterial (tradiciones, devociones, rituales, ...) vinculado, a través del tiempo, a su Casa. Dotada incialmente con el patrimonio histórico de la fundadora, donado en el momento de su constitución, a lo largo de sus más de veinticinco años de existencia ha crecido, tanto por la adquisición de bienes históricamente vinculados a la Casa de Medinaceli, como por la fusión con otras fundaciones cuyo patronato ejercía esta Casa Ducal. Actualmente, la Fundación gestiona un patrimonio histórico-artístico disperso por casi todas las comunidades autónomas de España.



Entre el patrimonio que protege la fundación se encuentran la Casa de Pilatos en Sevilla, el Hospital de San Juan Bautista, o Taver, en Toledo, el Palacio de Oca en Pontevedra, la Sacra Capilla del Salvador en Úbeda o El Castillo de Sabiote (Jaén). También posee obras de arte de El Greco, Zurbarán y Goya, entre otros.

El Archivo

El Archivo Ducal de Medinaceli es uno de los ejemplos más significativos de continuidad histórica en la conservación del patrimonio documental. Pronto se cumplirán mil años de la instrucción dada por el conde Ponç I de Ampurias para formar un depósito documental en su fortaleza de Quermançó con el fin de preservar y proteger sus documentos. 



Durante esta historia más que milenaria, si se tiene en cuenta que sus fondos arrancan en la cataluña carolingia, el archivo se ha ido formando por la sucesiva agregación de Casas y Estados, proceso que puede seguirse en la sección titulada Agregación. La incorporación de nuevos archivos a una Casa no significaba la fusión entre ellos, sino que cada uno conservaba su estructura orgánica original. No obstante, la reestructuración administrativa que tiene lugar en el siglo XVIII generó, además de unos fondos administrativos organizados por unidades territoriales que trascendían los estados señoriales, cuatro grandes unidades archivísticas con una cierta homogeneidad interna: el Archivo de los Duques de Segorbe y Cardona; el de los Duques de Medinaceli; el de los Duques de Santisteban del Puerto y el de los Marqueses de Camarasa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada