lunes, 17 de junio de 2019

XXXIV Congreso Internacional de Ciencias Genealógicas y Heráldicas Madrid, 14-17 Octubre 2020


La Confederación Internacional de Genealogía y Heráldica (CIGH) celebra su XXXIV congreso en Madrid, con el título de:

“Estructuras sociales y su manifestación 
en la Genealogía y la Heráldica




FECHA DE CELEBRACIÓN
Del miércoles 14 de octubre al sábado 17 de octubre de 2020

LUGAR DE CELEBRACIÓN
Sede del Archivo Histórico Nacional de Madrid (España).

Calle Serrano, 115, 28006 Madrid

PRESIDENCIA

Presidente de Honor del Congreso: S. M. El Rey de España, Don Felipe VI
Presidente del Congreso: Don Manuel Pardo de Vera y Díaz, Presidente de la Real Asociación de Hidalgos de España


S.M. el Rey, Don Felipe VI, ha aceptado la Presidencia de Honor del XXXIV Congreso Internacional de las Ciencias Genealógica y Heráldica que, encomendado por la Confederación Internacional de Genealogía y Heráldica (CIGH), organiza la Real Asociación de Hidalgos de España,  en Madrid en octubre de 2020.

Comité de Honor:

Presidente: S.A.R. Don Pedro de Borbón  Dos Sicilias y Orleans

Presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid. Don Manuel Pardo de Vera y Díaz, Presidente de la Real Asociación de Hidalgos de España. Don Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, Presidente del Instituto Internacional de Genealogía y Heráldica. Doña Mª del Carmen Iglesias Cano, Directora de la Real Academia de la Historia. Don Faustino Menéndez Pidal de Navascués, Director Honorario de la Real Academia de la Historia. Don Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez, Director de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. Don Michel Teillard d’Eyry, Presidente de la Académie Internationale de Généalogie (AIG).Don Robert D. Watt, M.A., Presidente de la Académie Internationale d’Héraldique (AIH).Don Pier Felice degli Uberti, Presidente de la Confédération Internationale de Généalogie et d ́Héraldique (CIGH).

Además, hay un Comité Científico presidido por Don Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, y un Comité Organizador, presidido por Don Manuel Ladrón de Guevar ae Isasa, del que forma parte el redactor de este blog: Don José Manuel Huidobro Moya

Real Asociación de Hidalgos de España
ROGRAMA PREVISTO

Martes 13 de octubre 2020
Tarde: Llegada de los Congresistas

Miércoles 14 de octubre 2020
Mañana: Ceremonia de Apertura y Conferencia Inaugural
Tarde: Conferencias
Noche: Recepción en la Sede de la Comunidad de Madrid (pte. confirmación)

Jueves 15 de octubre 2020
Mañana: Conferencias
Reunión del Bureau Permanent des Congrés y de la Confederación Internacional de Genealogía y Heráldica – CIGH, para sus miembros
Tarde: Conferencias
Reuniones de las, Academia Internacional de Heráldica -AIH y de la Academia Internacional de Genealogía – AIG, para sus miembros

Viernes 16 de octubre 2020:
Excursión y visita a la Ciudad de Toledo. Visita al Archivo Nacional de la Nobleza.

Sábado 17 de octubre 2020
Mañana: Conferencias
Tarde: Clausura del Congreso
Noche: Cena de Gala

Domingo 18 de octubre 2020:
Día libre para visitar la ciudad de Madrid: Palacio Real, Museo del Prado, y otros sitios de interés

PRECIOS DEL CONGRESO

Público general: Inscripción, asistencia a conferencias y Cena de Gala): 300 €
Conferenciantes: Inscripción, asistencia a las conferencias y Cena de Gala: 200 €

Cena de Gala: 100€. Excursión a la ciudad de Toledo (incluye desplazamiento, comida y visita cultural con guía profesional): 80 €

PUBLICACION DE LAS ACTAS

La Real Asociación de Hidalgos de España publicará, las Actas del Congreso una vez que este haya finalizado.

PAGINA WEB DEL CONGRESO








viernes, 14 de junio de 2019

Francisco de Medina Carranza. Maestre de Campo


Militar, conde de Hust, señor del Sacro Romano Imperio, General de los Reales Ejércitos del rey don Felipe III. Caballero de Santiago.

Francisco de Medina Carranza nació en Lucena (Córdoba), hidalgo de sangre, hijo de Antonio de Medina Carranza y de doña Leonor Guerrero.


Su linaje parece que es montañés, procediendo los Carranza del lugar de Villamezán, a media legua de la villa de Medina de Pomar, ambos en la actual provincia de Burgos. En aquella localidad existía desde antiguo la Casa Solar de Carranza, de la que fue señor a comienzos del siglo XVI García Sánchez de Carranza. Como era costumbre en la época, los hijos segundones quedaban desposeídos del grueso de la herencia, transmitiéndose el solar y los bienes vinculados al primogénito, lo que explica el desplazamiento de los menos favorecidos hacia otras tierras (el Sur, o emigrar a América), creando nuevas líneas del linaje, que fue el caso de Francisco Sánchez de Carranza, hermano menor del citado señor, quien se avecindó primero en Medina de Pomar, y por esta procedencia fue conocido también con el apellido de Medina, naciendo así el compuesto Medina-Carranza. Éste casó en Lucena con Juana Ruiz Hurtado, miembro de una familia local de pecheros que tenía como mayor gloria el descender del regidor Martín Hurtado, que pasó a las crónicas por ser quien capturase en 1483 al sultán granadino Boabdil –el rey Chico– en la batalla de Lucena. Su hijo, Antonio de Medina Carranza, casó con doña Leonor Guerrero, acaso su parienta, como hija de Gonzalo Pérez Hurtado y de Isabel de Mesa, todos lucentinos. De ellos nació nuestro personaje, don Francisco de Medina Carranza, que casaría con Magdalena Basta, natural de Bruselas y de noble linaje flamenco (II condesa de Hust). El hijo de este matrimonio, Ambrosio Jorge de Medina y Basta, casó con su parienta doña Ana Francisca de Robles y Guzmán, hija de doña Francisca Mancisidor y de don Alejandro de Robles y Liedekerque, conde de Annapes.

Francisco luchó cuarenta años seguidos, tanto en Italia como en Flandes, en el Palatinado y en Francia, pasando desde la categoría de soldado a la elevadísima de maestre de campo general, alcanzando sucesivamente todas las intermedias. Sus méritos le convirtieron también en gobernador de varias plazas fuertes de la región del Rhin, entre ellas la de Rimberque. También, participó en el Sitio de Breda.


Hombre de confianza de la Corte, fue enviado como embajador extraordinario a Dinamarca en 1617, visitando de forma parecida la Corte Imperial en 1619. Gracias a sus proezas consiguió no sólo los cargos militares y los gobiernos de plazas ya comentados, sino que, al menos de forma honorífica, formó parte del Consejo de Guerra, así como fue nombrado caballero de la orden de Santiago.

En 1630 el militar flamenco conseguía convertirse en señor de la villa de La Zubia, una importante población de la Vega de Granada, muy cercana a la capital, de la que hasta ese momento había dependido. Ya anciano se aprestó a combatir en Portugal contra la posible acción enemiga en la costa. Marchando a obedecer la orden regia, y habiendo llegado ya a Lisboa, murió el 8 de octubre de 1630.

martes, 11 de junio de 2019

Melchor de Herrera y Ribera. Tesorero General de Felipe II. I Marqués de Auñón



La ambición de este personaje no se limitaba únicamente a perseguir la riqueza, sino que se manifestó en una búsqueda incesante de promoción social a través del honor que emanaba de un título nobiliario.

Nació hacia 1524, siendo el tercer hijo del alcalde de Casa y Corte Fernán Gómez de Herrera, y como otros muchos hidalgos castellanos que carecían de más bienes que la legítima parte de la herencia, a temprana edad emprendió el camino de Italia en busca de fortuna.


A comienzos del reinado de Felipe II, Herrera participó en la campaña de Italia y de Flances, bajo el mando del duque de Sessa, Gonzalo Fernández de Córdoba, siendo capitán de una compañía de Caballería ligera. Fue, también, comisario general de las tropas de Flandes.

Retorna a Madrid hacia 1560, y se pone al servicio de Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli, privado del rey Felipe II. Herrera comenzó a efectuar compras para Éboli en las ferias de Castilla, al tiempo que emprendía actividades privadas como mercader y prestamista y realizaba inversiones en juros y censos, de las que sacó muy buen provecho. El 10 de septiembre de 1565, por recomendación de Éboli, recibió el nombramiento de tesorero general de Castilla; asimismo, asumió la depositaría general de los derechos de contaduría, la receptoría de embargos y secuestros, y las patentes de receptor del subsidio y de pagador de las galeras.

Entre 1569 y 1574 Herrera se comprometió a proporcionar por adelantado, en pagos bimestrales, los 350.000 ducados anuales que importaba el subsidio y pago de galeras, con lo que obtenía 21.000 ducados al año en concepto de intereses por anticipo y 200.000 maravedíes más por la cobranza. Destaca también la contribución de Herrera como banquero desde 1569, tanto cuando se destinaban fondos hacia mantenimiento del esfuerzo bélico en el Mediterráneo, como en la emisión de letras de cambio dirigidas a los Países Bajos.

Obtuvo una regiduría en Madrid en condición de Alférez mayor de la Villa y Corte, oficio que había comprado en 1562, la Alcaldía de la Fortaleza de Ronda, adquirida en 1567. En 1569 obtuvo el marquesado de Oyra, en el reino de Nápoles, de titularidad de Ruy Gómez de Silva. Entre 1572 y 1573 compró las villas de Auñón y Berninches, en Guadalajara, con sus vasallos y alcabalas y Felipe II le otorgó el título de Marqués de Auñón en 1582.

Auñon
Hasta que falleció, el 8 de febrero de 1600, sin hijos de su primer matrimonio con doña Beatriz de Pissa, continuó desempeñando diversas comisiones y formando parte del Consejo de Hacienda, pero padeció diversos infortunios patrimoniales y familiares. Dejó un mayorazgo que heredó su hija Ana (II marquesa de Auñón), tenida de su segundo matrimonio con doña Francisca de Padilla.

En el siglo XVI, cuando el Emperador Carlos V, como maestre de todas las Ordenes militares, decidió vender la villa de Auñón para sacar más dinero con que hacer frente a sus múltiples campañas militares por Europa, los vecinos de Auñón quisieron liberarse de cualquier señorío, comprándose a sí mismos, pero no pudieron. Don Melchor Herrera, tesorero real de Felipe II y alférez mayor de Madrid, compró Auñón y Berninches al Rey, en la cantidad fabulosa para entonces de 204.000 ducados y, desde entonces, el pueblo quedó bajo el señorío de esta familia.

viernes, 7 de junio de 2019

Félix de Azara. Científico, ingeniero militar y político



Naturalista y geógrafo que llevó a cabo importantes estudios sobre geografía e historia natural del Río de la Plata y Paraguay. Su larga trayectoria en América, así como sus estudios sobre el comportamiento animal influyeron notablemente sobre Charles Darwin. 

Ingeniero Extraordinario del Real Cuerpo de Ingenieros, con el grado de Teniente Coronel de Infantería y empleo de Capitán de Navío de la Armada.

Félix de Azara y Perera, nació el 18 de mayo de 1746 en Barbuñales (Huesca), el mismo pueblo de donde eran originarios sus padres. Alejandro de Azara y Loscertales, era Barón de Pertusa y Señor de Barbuñales y de Lizara, y su era madre María de Perera.


En su familia también alcanzaron posiciones sociales destacadas sus hermanos: Eustaquio, obispo de Barcelona; José Nicolás, que ejerció como diplomático al servicio de Carlos III y Carlos IV; Mateo, que integró la Audiencia de Barcelona; y Lorenzo, profesor en la Universidad de Huesca y Deán de su Cabildo Catedralicio.

Félix de Azara estudió en la Universidad de Huesca y completó su formación en Barcelona, donde realizó estudios de matemáticas. Tras ingresar en el Cuerpo de Ingenieros Militares, dirigió trabajos de fortificación en Mallorca y Figueras. Más tarde participó en la expedición a Argel (1775), donde fue gravemente herido.

Félix de Azara fue enviado a Paraguay en 1781 junto a Juan Francisco de Aguirre y la comisión que había de establecer los límites entre las posesiones de España y Portugal. Su misión consistía en definir la frontera con Brasil según el tratado de San Ildefonso (1777). Permaneció en Paraguay y en el Río de la Plata durante veinte años, y aprovechó esta  estancia para estudiar la fauna, la flora y la geografía de la zona. Fue un crítico acérrimo de las misiones jesuíticas.



Azara se agregó a la marina española con el grado de Teniente de Coronel de Ingenieros y en 1781 partió desde Lisboa para el Río de la Plata; en el viaje a Buenos Aires recibe la designación de Capitán de Fragata pues el rey había juzgado conveniente que todos los comisionados a la tarea de demarcación de límites en América fueran oficiales de Marina.



La delimitación de los dominios de España y Portugal en América originó un acontecimiento dirigido a lograr la solución definitiva. El 1 de octubre de 1777 se firmó el “Tratado preliminar de límites ajustado en San Ildefonso”, ratificado en El Pardo en 1778, entre autoridades portuguesas y españolas para eliminar diferencias derivadas del trazado de límites en América. El Tratado de 1777 que disponía la demarcación de las fronteras sobre el terreno tuvo una gran trascendencia para el conocimiento geográfico, que puede afirmarse que, a partir de ese hecho comienza, en realidad, el estudio científico de esta parte del continente americano.

Su obra más conocida es Viaje a la América meridional desde 1781 hasta 1801; publicada en francés en 1809, contiene datos de gran valor histórico y científico. Tanto sus Apuntamientos para la historia natural de los cuadrúpedos del Paraguay y del Río de la Plata (1802) como la Descripción e historia del Paraguay y del Río de la Plata (1847) constituyen asimismo una fuente inagotable de información. Confeccionó también un notable tratado sobre las aves del Paraguay, Apuntamientos para la historia natural de los pájaros del Paraguay y del Río de la Plata (1802-1805). En este libro, como en el dedicado a los cuadrúpedos, describió varias especies nuevas.


Cuando en 1801 regresó a Europa, residió en París, donde conoció por intermedio de su hermano José Nicolás a destacados naturalistas y fue acogido por prestigiosas sociedades científicas. Cuando murió éste, decidió regresar a España. En 1803 rechazó el virreinato de México que le ofreció Godoy. En 1805 aceptó ser miembro de la Junta de Fortificaciones con motivo de la guerra con Francia. Ese mismo año se retiró a su Barbuñales natal, donde falleció el 20 de octubre de 1821.

Para saber más: Fundación Azara 

lunes, 3 de junio de 2019

Vasco Nuñez de Balboa. Adelantado, explorador, gobernante y conquistador. Descubridor del océano Pacífico


El primer europeo en divisar el Océano Pacífico,  al cual lo llamó Mar del Sur y tomó posesión en nombre de los Reyes de España el 25-Septiembre-1513. 

Pedrarias Dávila lo acusó de conspirar contra la Corona, y el descubridor fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado en Acla (Panamá).

Vasco Núñez de Balboa nació en Jerez de los Caballeros (Badajoz) en 1475 y murió ajusticiado, por su suegro, en Acla (actual Panamá), el 15 de enero de 1519, a los 44 años de edad. Se cree que su padre fue el hidalgo Nuño o Álvaro Arias de Balboa, pero se desconoce quién fue su madre. Durante su adolescencia sirvió como paje y escudero de Pedro Portocarrero, VIII señor de Moguer, con el que vivió en el Castillo de Moguer, durante los preparativos y desarrollo del viaje descubridor


En 1501 emprendió su primer viaje con la expedición de Rodrigo de Bastidas a través de las islas del Caribe que pertenecen a la actual Colombia (Santa Marta, Cartagena y golfo de Urabá o Darién). Permaneció en La Española, pero no tuvo suerte en ella y se vio obligado a abandonarla.

En 1508, Alonso de Ojeda y Diego de Nicuesa crearon dos nuevas gobernaciones en las tierras comprendidas entre los cabos de la Vela (Venezuela) y de Gracias a Dios. A la más oriental denominó Nueva Andalucía, y a la situada al oeste del golfo de Urabá, Castilla del Oro. Un año más tarde huyó de sus acreedores de Santo Domingo y se embarcó como polizón en la expedición mandada por Enciso que salía al encuentro de Fernando Alonso de Ojeda, quien había fundado el establecimiento de San Sebastián de Urabá, en Nueva Andalucía, dejando en él a un grupo de hombres al mando de Francisco Pizarro.

Poco después de su llegada, Balboa adquirió popularidad entre sus compañeros gracias a su carisma y a su conocimiento de la tierra. Más tarde, el regimiento se trasladó a Darién, donde Balboa fundó en 1510 el primer establecimiento permanente en tierras continentales americanas, Santa María de la Antigua del Darién. Elegido alcalde, envió emisarios a Nicuesa invitándolo a establecerse como gobernador en la Antigua, pero éste consideró el gesto como una intromisión y encabezó una misión de castigo contra Balboa, pero éste venció, y Nicuesa fue abandonado a su suerte en un barco que se perdió en el mar.

En 1511, Balboa obtuvo el cargo de gobernador; movido por el propósito de descubrir el mar del que hablaban los indígenas, se internó en el continente y el 25 de septiembre de 1513 culminó una de las mayores hazañas de la conquista española de América, el descubrimiento del Mar del Sur, nombre que dieron entonces al océano Pacífico.


Pedrarias Dávila
Las acusaciones del bachiller Fernández de Enciso, a quien Núñez de Balboa había despojado del poder, y la destitución y posterior desaparición de Nicuesa hicieron que, a petición del obispo Juan Rodríguez de Fonseca, el rey nombrara gobernador de la nueva provincia de Castilla de Oro a Pedro Arias de Ávila, más conocido como Pedrarias Dávila, quién sustituiría por tanto a Balboa en la gobernación del Darién.

Balboa recibió a Pedrarias junto con sus emisarios, en 1514 y aceptó bastante resignado la sustitución del cargo de gobernador, pero mostró su respeto con los nuevos emisarios coloniales.

Balboa mostró ambiciones de seguir explorando de nuevo el Mar del Sur, pero topó con la oposición de Pedrarias, que desconfiaba de él tras la gran hazaña del descubrimiento; no obstante, Balboa, logró conseguir secretamente un contingente de hombres provenientes de Cuba y la embarcación que los traía se estableció en las afueras de Santa María, lo que tuvo noticias Pedrarias y, furioso, lo apresó. El arzobispo de Quevedo apeló para que no castigase a Balboa por tal acción. Por suerte, en esos días, la Corona española había reconocido el gran servicio de Núñez de Balboa, y el rey lo investía con el cargo de Adelantado del Mar del Sur y Gobernador de Panamá y Coiba, lo que motivó que Pedrarias absolviera a Núñez de Balboa por el asunto de la llegada clandestina de hombres para su campaña.

Un Adelantado era un alto dignatario español que llevaba a cabo o adelante una empresa jurídico militar y civil por mandato, cuenta y bajo designio real. Tenía asignada y apoderada, una jurisdicción nominada adelantamiento y su rango de dignidad era análogo al del almirante antiguo.

Tras la llegada de Pedrarias Dávila, Balboa se casó, sin conocerla, con María de Peñalosa, hija del gobernador Pedrairas, que se encontraba en España en un convento, con lo que la rivalidad entre Núñez de Balboa y Pedrarias cesó..


Las relaciones amistosas con Pedrarias duraron menos dos años. Porque Núñez de Balboa quería continuar la exploración del Mar del Sur y su suegro se oponía frontalmente. No obstante, Pedrarias consintió que la llevara a cabo, dando licencia al conquistador para que explorara por un año y medio. Así pues, Balboa se trasladó a Acla para construir unos navíos, realizando alguna expedición. Ante el conocimiento de la infidelidad de Balboa con una india, Pedrarias le escribió una carta en términos cariñosos para que se presentara ante él con mucha urgencia y Balboa accedió rápidamente. En mitad de camino se encontró con un grupo de hombres al mando de Francisco Pizarro, quien lo detuvo por orden del gobernador. Balboa fue acusado de traidor por intento de usurpación del poder contra Pedrarias y de tratar de crear un gobierno aparte en el Mar del Sur.
Moneda de oro de 100 Balboas (Panamá)
Núñez de Balboa fue sentenciado el 15 de enero de 1519 por Espinosa con la pena de muerte por decapitación, que se ejecutó en Acla. También fueron condenados cuatro de sus colaboradores más cercanos: Fernando de Argüello, Luis Botello, Hernán Muñoz y Andrés Valderrábano, acusados de cómplices.

Como hidalgo, fue ejecutado por decapitación, una muerte honrosa
Francisco Pizarro, tras participar en la captura de Nuñez de Balboa, conseguiría el apoyo de Pedrarias para la organización de la expedición que lo llevaría a la conquista del Perú. El alcalde Gaspar de Espinosa fue quien recorrería las costas del Mar del Sur en los barcos que Balboa había mandado construir. Más tarde, en 1520, Fernando de Magallanes rebautizaría el mar como Océano Pacífico, por sus aparentemente calmadas aguas.

lunes, 27 de mayo de 2019

Juan Ginés de Sepúlveda. Sacerdote, filósofo, humanista e historiador


Uno de los principales exponentes del humanismo del siglo XVI y del Renacimiento. Además de sus cualidades de filósofo e humanista, también era un gran jurista e historiador.

Sepúlveda sostenía que los españoles podían dominar a los indígenas porque era un pueblo de natura inferior a los europeos. Una de sus obras más famosas y que trata sobre este tema es Demócrates primero, obra en la que defiende la idea de la guerra justa y las virtudes militares de los ejércitos de Carlos I.

Juan Ginés de Sepúlveda, hijo de Ginés Sánchez Mellado y María Ruiz, perteneciente a la hidalguía andaluza, nació en Pozoblanco (Córdoba) en 1490. Entre 1510 y 1515 estudia en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), donde alcanza los grados de bachiller en Artes y Teología. El 27 de septiembre de 1515 ingresa en el Colegio de San Clemente de Bolonia, donde tendrá por maestro de filosofía a Pietro Pomponazzi y se doctorará en Teología y Artes.
 
En Bolonia comienza su labor vertiendo al latín el De incessu animalium, los Parva naturalia y el De ortu et interitu, dedicando esta última obra a Adriano VI. Entre 1523 y 1526 reside en Roma sirviendo en la corte pontificia. Escribe Dialogus de appetenda gloria, donde trata de responder si es moral o no la ambición de gloria. En 1526 publica De fato et libero arbitrio, obra en la que combate las ideas de Lutero y achaca sus errores a las licencias y la degeneración en que habían caído las humanidades en Alemania, frente a ello propone una vuelta a la filosofía y a Aristóteles en particular.

Con ocasión del "sacco di Roma" (el 6 de mayo de 1527 por tropas alemanas y españolas de Carlos I) se ve obligado a refugiarse en el castillo de Sant´Angelo junto con su protector Alberto Pío, príncipe de Carpi. Con posterioridad pasa al servicio del cardenal Cayetano, al que ayudará en la interpretación de algunos pasajes de las Sagradas Escrituras.

En 1529, sirviendo al cardenal Quiñones, formará parte de la comitiva encargada de recibir al emperador Carlos V, que llegaba a Roma para ser coronado por Clemente VII. Al servicio del cardenal sigue a Carlos V hasta Plasencia. Dedica al emperador su traducción de la Meteorología de Aristóteles y le anima a atacar al turco (Oratio ad Carolum V ut bellum suscipiat in Turcas).

En 1536 Carlos V lo nombra su capellán y cronista oficial (en su crónica De rebus gestis Caroli Quinti, constituida por treinta volúmenes, describió la vida que llevó el emperador y los hechos más destacados de su reinado) y pasa a vivir a Valladolid, alternando su residencia con Pozoblanco. En 1538 da a la imprenta el Teophilus, sobre la declaración de crímenes ocultos. En 1548 publica su traducción y comentarios de la Política de Aristóteles, dedicada a su discípulo el príncipe Felipe. Sobre la licitud de la conquista de América publica en Roma en 1550 Democrates alter, sive de iustis belli causis suscepti contra Indos, que sería prohibido en España.


Durante los meses de agosto y septiembre de 1550 mantendrá en Valladolid la famosa polémica de los naturales o de los justos títulos frente a Bartolomé de las Casas ante una junta de teólogos compuesta por Domingo de Soto, Melchor Cano y Bartolomé de Carranza. Recurriendo a Aristóteles, Sepúlveda justifica el dominio español por la natural inferioridad y barbarie de los indios. La junta no fallará nada, dejando inconclusa y sin vencedor la polémica. Sepúlveda murió en su ciudad natal el 17 de noviembre de 1573.

Frente a Las Casas, ensalzado o vituperado, la historia del debate de 1550 sitúa a Juan Ginés de Sepúlveda. La opinión más generalizada acerca de quién era este personaje es peor que la menos favorable sostenida sobre su oponente. Esquemáticamente se asegura, por sus críticos, que Sepúlveda era un sacerdote oscuro, oficialista, de pensamiento muy conservador y rocoso, que asumió el trabajo de defender los derechos de los reyes de Castilla sobre las Indias, sin tener el menor empacho en justificar el sometimiento de los indios a esclavitud, su utilización como trabajadores forzosos y el empleo de la violencia y la guerra cuando fuera preciso para ocupar aquellas tierras nuevas.

miércoles, 22 de mayo de 2019

Antonio Raimundo Ibáñez. Comerciante, industrial, marqués de Sargadelos



Comerciante e industrial, especialmente conocido por crear la fábrica de cerámica de Sargadelos, modelo del primer capitalismo industrial en España. 

Impulsó el comercio, base de su fortuna personal, tanto por mar como en el interior de la península Ibérica, de lino y alcohol, al mismo tiempo que gestionaba varias minas; impulsó el enciclopedismo e introdujo desde Europa varias innovaciones tecnológicas importantes para sus fábricas.


Antonio Raimundo Ibáñez Gastón de Isaba y Llano Valdés, nació en la aldea de Santa Eulalia de Oscos (Asturias), el 17 de octubre de 1749, en el seno en una familia hidalga de escasos recursos. Era hijo de Sebastián Ibáñez Llano y Valdés, escribano en los Oscos, con residencia en Santa Eulalia, y de María Antonia Cayetana Álvarez Castrillón. Recibió su formación en la propia casa familiar, para pasar después a educarse en el cercano monasterio de Vilanova de Oscos.

Desde joven se dedicó al comercio, realizando importantes negocios de importación y exportación con las Indias que le reportaron numerosos beneficios. En 1770 entró en la casa de Guimarán de Ribadeo, al servicio de la familia de Bernardo Rodríguez-Arango, de los que llegó a ser administrador general, ocupándose de las actividades comerciales que la casa realizaba: aceite, vino, aguardiente, hierro y lino, llegando incluso a hacerse armador de buques para controlar el transporte de mercancías y así, en 1784, junto al potentado José de Andrés García, funda la Real Compañía Marítima para comerciar con el norte de Europa (Rusia y Países Escandinavos).

Su retrato, atribuido a Goya
Con base en Ribadeo, donde llegó en 1768, impulsó la industrialización de la zona, creando la primera siderúrgia integral de España. El proyecto, que empezó tropezando inicialmente con muchas resistencias (la principal, de la curia de Mondoñedo, se pone finalmente en marcha en 1791, año en el que una cédula Real autoriza el proyecto que se desarrolla velozmente, el complejo industrial de Sargadelos. En él instalará una herrería y una fábrica de fundición de hierro colado, dotada de un horno alto al carbón vegetal, y más tarde una fábrica de loza de concepción moderna que, apoyada en la excelente calidad de los caolines de la zona, acabaría convirtiéndose en la más importante de España durante el siglo XIX.

Desde 1794, y por un período de 45 años, la fundición de Sargadelos trabaja casi exclusivamente para el Estado, suministrándole material bélico, principalmente municiones de cañón, por lo que es distinguida como Reales Fábricas, con personal militarizado y acuartelado en instalaciones propias. Entre 1804 y 1807 se sitúa el nacimiento de la fábrica de cerámica para producir "loza tipo Bristol", como el mismo Ibañez manifiesta, fábrica que pasó a representar el primer establecimiento evolucionado de este sector en España introduciendo, entre otras cosas, el decorado mecánico y la loza estampada.



Durante la Guerra de Independencia Española, los numerosos enemigos políticos y económicos de Ibáñez provocaron su linchamiento en Dompiñor, bajo la acusación de «afrancesado», el 2 de febrero de 1809, animando a la población a asaltar y saquear su casa, en la que decían había numerosos tesoros.

Casa natal -museo- del marqués de Sargadelos

El capitalismo que introdujo en la zona no gustaba a la nobleza ni al clero, era un sistema económico nuevo que dio lugar a la burguesía y a la clase trabajadora. Fueron cambios demasiado fuertes que acabaron injustamente con su vida.

lunes, 20 de mayo de 2019

Capítulo Real Hermandad del Santo Cáliz - Cuerpo de la Nobleza Valenciana. 2019



El próximo viernes 7 de junio de 2019, la Real Hermandad del Santo Cáliz-Cuerpo de la Nobleza Valenciana, celebrará en la capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia, su tradicional capítulo, con la recepción de nuevos caballeros y damas.

A las 19:30 horas tendrá lugar una Santa Misa que se ofrecerá en sufragio del alma de las Damas y Caballeros fallecidos, seguida de la Bendición e imposición de lazos y veneras a las nuevas Damas y Caballeros de la Real Hermandad del Santo Cáliz y, a continuación, se servirá una cena en La Hípica, sita en c/Jaca, 23 (Valencia).


La Real Hermandad del Santo Cáliz, Cuerpo de la Nobleza Valenciana, surge en 1917 según rezan sus primeras Constituciones, aprobadas el día 28 de diciembre de ese año, con la “idea de dar mayor y más esplendoroso culto al Santo Cáliz de la Cena del Señor, que la Providencia trajo a esta ciudad”, a través de la Nobleza Titulada Valenciana. En la actualidad su presidente es el Excmo. Sr. D. Juan Noguera y Merle, Marqués de Cáceres.

Desde entonces, y con ciertas modificaciones en sus Estatutos para adaptarse al transcurrir de los tiempos, la Real Hermandad del Santo Cáliz, Cuerpo de la Nobleza Valenciana viene cumpliendo fielmente con el juramento empeñado, a través de su Cuerpo de Caballeros y Damas, el triple fin de los Estatutos:

·        Religioso- Cultural: culto y guardia de honor al Santo Cáliz de la cena de Nuestro Señor, fomentando la realización de estudios, investigación y divulgación relativos al Santo Cáliz.

·        Benéfico-Social: asistir materialmente y confortar a las familias desvalidas, singularmente a los ancianos.

·        Corporativo: velar por el buen nombre y prestigio que a la calidad de sus miembros corresponde, para la mejora, defensa y protección de los intereses intelectuales, sociales y materiales de la Corporación y sus miembros.

jueves, 16 de mayo de 2019

Cofradía de Caballeros Cubicularios de San Ildefonso y San Atilano. Capítulo 2019


La Real Muy Antigua e Ilustre Cofradía de los Caballeros Cubicularios, orden nobiliaria creada en Zamora para custodiar los restos mortales de San Ildefonso, celebrará su acto anual y solemne en el que serán recibidos nuevos miembros.

El sábado 8 de junio de 2019 tendrá lugar el Capítulo, en la iglesia Arciprestal de San Ildefonso y, a continuación, se celebrará una cena en el Parador de los Condes de Alba y Aliste de Zamora. 

El próximo sábado 8 de junio, a las 19.00 horas, en la iglesia Arciprestal de San Pedro y San Ildefonso, de Zamora, la Real Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Caballeros Cubicularios de San Ildefonso y San Atilano, celebrará el Capítulo y acto de ingreso de nuevos caballeros y damas, donde se les impondrán el hábito y venera y el lazo de dama respectivamente, seguido de una cena en el patio del Parador de los Condes de Alba y Aliste, donde se procederá a la entrega de los títulos a los nuevos Caballeros y Damas.



 
 
La Real, Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Caballeros Cubicularios de San Ildefonso y San Atilano de Zamora es una Corporación Nobiliaria, que tiene su origen en el s. XIII, lo que la convierte en una de las más antiguas de Europa. Los primeros estatutos que se conservan de la cofradía datan del año 1503,

Según sus Constituciones, esta Corporación, tiene como finalidad: 

La Custodia de los Santos Restos de sus Santos Patronos San Ildefonso (a su vez patrono de la Ciudad de Zamora) y San Atilano (patrono de la Diócesis de Zamora). Así como fomentar la devoción y exaltación de ambos Santos.

Contribuir a los fines sociales de la Cofradía, que hasta la desamortización de Mendizabal (1835). Tenía en propiedad, el Hospital de San Ildefonso "de los Ciento" para la beneficencia y los peregrinos, hospital que se encontraba junto a lo que hoy es la Casa Parroquial.

Para mejor gestión de este cometido. La Cofradía crea en el año 2009, la "Asociación de Caballeros Cubicularios"..

La Cofradía tiene una doble naturaleza. Civil (como Asociación de Caballeros Cubicularios) y Canóniga (como Asociación Privada de Fieles).

Tiene un Consejo Capitular, a su frente un Mayordomo-Presidente que, en la actualidad, es D. Francisco Javier García-Feria del Corral, y una asistencia espiritual que corresponde al Párroco-Arcipreste de la Iglesia Arciprestal de San Pedro y San Ildefonso, con el título de Prior.

Se reúne varias veces al año. Oficialmente, para celebrar la Festividad de los Santos Párrocos, San Ildefonso (23 de enero); San Atilano (5 de octubre) y en fechas próximas al 26 de mayo, en el Capítulo conmemorando el descubrimiento de los Santos Restos de San Ildefonso, en nuestra iglesia Arciprestal, en el año 1260, cuando se pueden venerar las reliquias de ambos Santos, tras una ceremonia liturgíca por el Rito Mozárabe.

miércoles, 15 de mayo de 2019

San Juan de la Cruz. Religioso y poeta místico del renacimiento español



Reformador de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo y cofundador de la Orden de los Carmelitas Descalzos con Santa Teresa de Jesús. En 1726 fue canonizado por Benedicto XIII y, en 1926, aniversario del comienzo de la Reforma teresiana, fue proclamado Doctor de la Iglesia Universal por Pío XI. Desde 1952 es el patrono de los poetas en lengua española.

Juan de Yepes (nombre secular de San Juan de la Cruz) nació en Fontiveros (Ávila) el 24 de junio de 1542. Su padre, de nombre Gonzalo de Yepes, era de familia hidalga empobrecida, y su madre Catalina Álvareznatural de Medina del Campo donde su padre la conoció ya que trabajaba en un telar y éste iba con frecuencia a la villa para comerciar, que era de origen humilde y ¿de ascendencia judeoconversa?


Contando seis años de vida se trasladó con su madre y sus dos hermanos a Torrijos (Toledo), ya que su padre había fallecido y la madre tuvo que ir en busca de su familia para poder mantener a los niños, pero acabó volviendo a Fontiveros. Posteriormente la familia se traslada a Arévalo y a Medina del Campo (Valladolid).

A los veintiún años de edad, ingresa en los Carmelitas de Medina, con el nombre de Juan de Santo Matía. En 1564 comenzó a estudiar artes y filosofía en la Universidad de Salamanca, donde conoció, en 1567, a Santa Teresa de Jesús, con quien acordó fundar dos nuevas órdenes de carmelitas. Su orden reformada de carmelitas descalzos tropezó con la abierta hostilidad de los carmelitas calzados. Tras enseñar en un colegio de novicios de Mancera, fundó el colegio de Alcalá de Henares y, más adelante, se convirtió en el confesor del convento de Santa Teresa.

En 1567 Santa Tersa llega a Medina para fundar el segundo convento del Carmen reformado, lo que tiene lugar el 15 de agosto. En julio de 1568 Santa Teresa regresa a Medina, y fray Juan cambia de nombre…, será fray Juan de la Cruz.

Tras acompañar a la madre Teresa a la fundación en Valladolid, es enviado a Duruelo a fundar el primer convento de descalzos, lo que ocurrirá el 28 de noviembre de 1568. En junio de 1570 los frailes se trasladan a Mancera. Durante este tiempo se preparaba una nueva fundación, esta vez en Pastrana y Santa Teresa le manda allí. Se le considera ya como el maestro espiritual de la reforma. Organiza el noviciado de Pastrana, establece prácticas, fija un horario, dicta normas y principios de espiritualidad y de vida común al estilo específico del Carmen. Fray Juan estará presente también en la fundación del convento de Alba de Tormes.

En 1571 es nombrado rector del colegio de estudios de Alcalá, y tras un corto periodo marcha a Ávila. En la década de los setenta surgió una serie de problemas respecto a las competencias y la autoridad que tenían calzados y descalzos, y para resolverla envían a dos descalzos a Roma para que se gestione la separación entre ambos, único medio de salvar al reforma en curso .Se decide además que fray Juan de la Cruz abandone sus funciones en el convento de la Encarnación de Ávila para no hacer más sombra a los calzados. A principios de 1576 el padre Valdemoro, prior del Carmen de Ávila envía a fray Juan de la Cruz y a su compañero a Medina del Campo en calidad de prisioneros, aunque esta situación no duró mucho.

El 18 de junio fallece el nuncio Ormaneto, el gran protector de la reforma que había defendido a los descalzos. Fray Juan es detenido y se le somete a juicio en Toledo; se le insta a que deje la reforma, a lo que se niega, por lo que es declarado “rebelde y contumaz”. Fray Juan es encerrado en una celda minúscula durante nueve meses, pero será el periodo más fecundo de su vida, ya que el fraile asciende hasta Dios, su corazón canta mientras su cuerpo está crucificado y será en ese lugar donde escriba la mayor parte del Cántico Espiritual. Consigue escapar del cautiverio y llegar al convento de las descalzas, donde la priora pide ayuda a Pedro González de Mendoza, canónigo de la catedral y administrador del Hospital de la Santa Cruz, que ofrece su casa como refugio.

En la primavera de 1579 pone en marcha una nueva fundación y el colegio de los descalzos en Baeza. Es durante su estancia en la ciudad cuando comienza a escribir las obras que en 1926 la valdrían el título de Doctor de la Iglesia. Tras regresar una temporada a Alcalá, se dirige e Caravaca y a Granada donde ya existían un convento fundado por descalzos en 1573 y que estaba sin prior. Los frailes eligieron a fray Juan de la Cruz.

¿Cómo acabó la disputa entre calzados y descalzos? Finalmente los deseos de Santa Teresa se vieron cumplidos: no sólo no estarían los descalzos sometidos a los calzados, sino que por decisión del Papa Gregorio XIII las dos ramas de la Orden, si bien teniendo el mismo superior general, estarían separadas en España, en provincias independientes las unas de las otras.

A primeros de mayo de 1583 se celebra un capítulo general de los descalzos en Almodóvar. Juan de la Cruz participará en el mismo en calidad de prior de Granada. El provincial hace la “corrección de los priores” y le reprocha el visitar poco a los seglares, con el resultado de que cierra una magnífica fuente de ingresos para el convento.

En la primavera de 1585 se celebra un capítulo general, en Lisboa, que confirma a Juan en su cargo de definidor. Y, el 17 de octubre, se convoca otro en Pastrana. Teniendo que volver como vicario provincial de Andalucía pero sin dejar de ser prior de Granada. Tiene bajo su jurisdicción a todos los conventos carmelitas de Andalucía y a parte de Murcia, por lo que está casi siempre de viaje de un convento a otro. En 1588 es elegido prior de Segovia y, como en Granada, su gobierno es enérgico y paternal. Es muy celoso de la disciplina regular y corrige a los que faltan a la misma.

EL capítulo de Madrid de 1591 resultó desfavorable para Juan de la Cruz, pues tenía en contra a un buen número de capitulares, y los que pensaban como él temían la severidad y el autoritarismo del padre Doria. Juan no fue reelegido, ya no sería consejero ni definidor. Doria le ofreció ser prior de Segovia, pero éste no aceptó y fue enviado a Andalucía. Muere en Úbeda el 14 de diciembre de 1591.

 
Sus libros más importantes, nunca publicados en vida del religioso, son “Noche Oscura del Alma”, “Llama de Amor Viva”, “Cántico Espiritual”, “Subida al Monte Carmelo” o “Avisos y Sentencias Espirituales”.