martes, 30 de octubre de 2018

Joaquín Díaz-Caneja y Sosa. Clave en el debate de la igualdad (Cortes de Cádiz)




Político que figuró en los grupos avanzados del liberalismo y fue elegido por primera vez diputado en 1809. Fue uno de los diputados clave en el debate sobre la igualdad de las personas ante la ley que se sustanció en las cortes constituyentes de Cádiz en 1812.

Joaquín Díaz-Caneja, ministro de Gracia y Justicia durante el gobierno de Istúriz y senador del reino, descendientes por línea paterna de la familia del Arcediano de Villaviciosa Don Pedro Díaz de Oseja.

Joaquín (Florián) Diaz-Caneja y Sosa nació en Oseja de Sajambre (León), en agosto de 1777. Era hijo Tomás Díaz de la Caneja y Martino (1717-1795) empadronado como hidalgo en Sajambre en 1780, casado en 1750 con María de Sosa y Tovar. María había llegado a Oseja acompañando a su hermano, Joaquín de Sosa y Tovar, cura párroco de Oseja y Soto.

Hermano del Obispo de Oviedo Ignacio Díaz-Caneja y tío del que sería Alcalde de Oviedo y Diputado Domingo Díaz-Caneja y Bulnes, estudia la carrera de Derecho en Valladolid donde se doctora en 1803 para ejercer la abogacía en la Corte hasta 1809 en que es elegido diputado por su León natal a las Cortes de Cádiz. En 1812 es designado Secretario de las mismas y donde recibe, en 1813, la certificación de haber desarrollado la práctica forense a manos de Caballero de La Plaza. Al regreso de Fernando VII es detenido y juzgado, exiliándose a Portugal y, después, a Francia e Italia. 

En 1820 con el Trienio liberal ocupa una plaza de Oficial de la Secretaría de Despacho de Gracia y Justicia. En 1823 asciende a Oficial Mayor de esa misma Secretaría, aunque con la restauración absolutista es removido e inhabilitado por 4 años;
se traslada a Cádiz, donde ejerció la abogacía. Tras la muerte del Rey en 1833 es nombrado Subsecretario de Gracia y Justicia y, en 1835 Ministro del Consejo Real de España e Indias. El 5 de abril de 1846 alcanzará el cenit de su carrera al ser nombrado ministro de Gracia y Justicia, cargo que ocupará hasta el 28 de enero siguiente. Tras su cese ejerció de nuevo la abogacía de modo privado hasta su fallecimiento 4 años después.

El debate de la igualdad suponía la ruptura con el antiguo régimen en tanto en cuanto suponía la pérdida de privilegios para la nobleza y el clero. Díaz Caneja defendió la abolición de los señoríos de nobles y alto claro y su incorporación a la nación porque no pagaban tributos y además podían cobrarlos.



Por sus posiciones liberales fue declarado enemigo de la iglesia, a pesar de que él se manifiesta «católico ferviente». Como secretario de las Cortes de Cádiz, su firma rubrica la Constitución de 1812.

A su regreso del exilio «amaina» sus posiciones y acaba su carrera política, cuyo culmen fue el cargo de ministro del Consejo Real de España e Indias, en el partido conservador.

Falleció en Madrid, el 1 de enero de 1851. En el año 1902 sus restos y los de su hermano, el obispo de Oviedo, Don Ignacio, fueron depositados en la capilla de Santo Domingo de la iglesia parroquial de Oseja de Sajambre.


Su hermano Ignacio nació en Oseja de Sajambre (León), en julio de 1779. Sacerdote que llegó a ser obispo de Oviedo.

Ignacio se traslada a vivir a Valladolid, viviendo en el monasterio de San Benito, y estudia Teología y Filosofía doctorándose en la primera y obteniendo una cátedra en la segunda. En el mismo Valladolid desempeñó la cátedra de Filosofía en la Universidad, hasta que fue llamado por el obispo cuadrillero a León con destino al Seminario Diocesano de San Froilán, donde permaneció de 1796 a 1802.

Más tarde obtuvo por concurso el traslado a un pueblecito de León (Villabalter) donde ejerció treinta y tres años (hasta 1834) el curato. A pesar de no haber entrado en asuntos políticos, fue detenido por las autoridades, al ser hermano de Joaquín Díaz Caneja (diputado en Cádiz durante 1812). Recluido en San Raimundo de Potes y más tarde en San Francisco de León.

Catedral de San Salvador (Oviedo)

Al terminar su condena, tras la muerte de Fernando VII, es propuesto para chantre de la catedral de León en 1834, sin haber tomado posesión y desde donde pasará al deanato de la catedral de Oviedo hasta 1836 (ese año fue elegido para el puesto de gobernador eclesiástico de la misma diócesis), siendo desterrado después a La Coruña por diferencias entre el cabildo y el gobierno. Más tarde sería promovido como obispo de Oviedo el 17 enero de 1847, tomando posesión de su cargo el 22 de julio 1848. Falleció el 20 de noviembre 1856.

 
Iglesia de Oseja de Sajambre


Entre el legado que dejó D. Ignacio destaca la fundación del Seminario Diocesano de Oviedo en 1851 y la construcción de iglesia parroquial de Oseja, terminada en 1855 y costeada por él y su hermano Joaquín con unos 300.000 reales. De igual forma dejó para Sajambre 6.000 reales y una renta anual que se repartía periódicamente entre los vecinos, así como una gran cantidad de dinero destinado a la conservación de los caminos del municipio.

viernes, 26 de octubre de 2018

Francisco de Aguirre. Conquistador de Chile. Gobernador del Tucumán


Conquistador de Chile junto con Valdivia, Gobernador y Capitán General de Chile, y Gobernador de Tucumán; fundador de la Serena, en Chile y de Santiago del Estero, "Madre de Ciudades", versión definitiva de El Barco, la primera ciudad argentina.

Monumento a F. de Aguirre en Talavera de la Reina
Francisco de Aguirre nació en Talavera de la Reina (Toledo), el año 1508, en el seno de una familia hidalga. Sus padres fueron el onubense Hernando de la Rúa Ramírez, de oficio Contador, y Constanza de Meneses Aguirre, mujer que moraba en el Casar del Ciego (hoy Casar de talavera / Toledo) donde tenía numerosas propiedades, que era bisnieta de don Juan Alfonso Téllez de Meneses, IV conde de Barcelos y I de Ourém. A pesar de la fortuna de sus padres, decidió seguir la carrera militar.

Si bien su padre y abuelo paterno utilizaron el apellido De la Rúa, Francisco siempre utilizó el apellido Aguirre que probablemente habría sido el apellido materno de su padre o el de su madre. Para entonces, era frecuente en España tomar y portar el apellido que se considere más honroso de alguno de sus ascendientes.

Se incorporó muy joven a las tropas imperiales del emperador Carlos V, participando en la toma de Milán (1521), la batalla de Pavía (1525) en la que los soldados de Carlos V derrotaron a los franceses y aprehendieron al rey Francisco I de Francia, y el asalto a Roma (1527). Volvió a Talavera donde casó con doña María de Torres Meneses, su prima hermana, tras obtener dispensa papal de Clemente VII al evitar el asalto a un convento en el saco de Roma, emparentada en Puente del Arzobispo, con la que tuvo cinco hijos.

Era un hombre de gran energía, orgulloso e irascible. Leía y escribía correctamente. No era amigo de la religión, a la que solía referirse con cierta irreverencia, lo que fue excusa para que al final de su vida algunos de sus enemigos urdieran contra él un enredoso y prolijo proceso inquisitorial, que entorpeció algunos años su labor conquistadora y colonizadora. A varios de sus hijos impuso nombres poco usuales en la España de aquella época. Valeriano, Marco Antonio, Florián, Nicolás, Gracián, Eufrasia y Petrona. De su esposa legítima le vivieron 5 hijos. Pero en Las Indias procreó más de 50 mestizos. Su hijo mayor fue Hernando de Aguirre, eficaz colaborador de su padre en las tareas de conquista, litigios y gobernación.

Pasó a Las Indias en 1536, según se deduce de lo que él mismo escribió con altivez de hidalgo al virrey don Francisco de Toledo en 1569: “Pasan de treinta y tres años los que ha que vine a este reino, y no desnudo, como otros suelen venir, sino con razonable casa de escudero y muchos arreos y algunos criados y amigos”.


Aguirre, llegado a Las Indias en 1534, de Cuba pasó al Perú y se puso al servicio de Francisco Pizarro en las campañas del Perú, donde encontró a Pedro de Valdivia, a quien acompañó en su expedición de conquista de Chile en 1540; ayudó al capitán Diego de Rojas a dominar y poblar la Provincia de Charcas, donde fue durante dos años teniente. Hombre de confianza de Valdivia, pronto alcanzó un lugar prominente en la incipiente colonia, siendo protagonista principal de la organización y la defensa y el primer alcalde ordinario del primer cabildo de Santiago (1541, y en 1545 y 1549).



Entre otras cosas refundó La Serena, en Chile, en 1549, que había sido destruida por los indígenas. Teniente general de La Serena, el gobernador le encargó en octubre de 1551 la toma de posesión de Tucumán al otro lado de la cordillera, tras disputar esta zona a Juan Núñez de Prado (fundador del primer asentamiento: El Barco en 1550), que desconocía la autoridad de Valdivia. Dos años más tarde, en 1553, funda el tercerasentamiento de la ciudad Barco III, actualmente Santiago del Estero (del Nuevo Maestrazgo), en Argentina, siendo esta, la provincia y la ciudad más antigua del territorio nacional argentino. Dispuso y ordenó a su sobrino Diego de Villarroel (de Puente del Arzobispo) la fundación de San Miguel de Tucumán.

Pedro de Valdivia
Mientras Aguirre fundaba Santiago del Estero, Valdivia moría en la batalla de Tucapel (Chile) y en su testamento señalaba al talaverano como sucesor en la gobernación. Así pues, Francisco de Aguirre se proclamó Gobernador de Chile, pero la Audiencia de Lima, que tenía que hacer el nombramiento oficial, prefirió nombrar a Francisco de Villagra. Fue el comienzo de una larga disputa y entretanto llegó un nuevo virrey, el marqués de Cañete, Andrés Hurtado de Mendoza, que nombró a su propio hijo García de Mendoza gobernador de Chile (1556). Tuvo varios problemas con la Justicia y con la Inquisición, siendo arrestado y sufriendo prisión por ello.

El 14 de octubre de 1552, el Gobernador de Chile, Pedro de Valdivia, deseando prolongar su obra, dicta una provisión ampliatoria con el fin de fijar su propia sucesión. Establece que, en caso de que Dios dispusiera de su persona, su esforzado vasallo Aguirre dejaría de ser lugarteniente, pasando a ser Gobernador de Barco, La Serena y los territorios que, dentro y aún fuera de los límites establecidos, pudiese conquistar y poblar de cristianos. La eventual gobernación de Aguirre, por añadidura, sería independiente de cualquier futuro Gobernador de Chile.

Encomendero en Santiago, Cachapoal y Copiapó; Aguirre, a pesar de permanecer en Chile, se ocupó de Santiago del Estero; mandó a los vecinos repetidas veces alimentos, municiones y árboles frutales desde su finca de Copiapó, y fueron en su nombre los capitanes Rodrigo de Palos y Juan de Cusio con tropa para protegerles, reducir indios y fundar un pueblo de españoles en el valle de Conando. En cuanto a su situación personal dentro del país, sintiéndose agraviado por la disposición de la Audiencia que anuló el nombramiento de Valdivia, y más aún por la designación hecha por el Virrey del Perú. En 1559, Aguirre regresó a Chile, estableciéndose en La Serena con su familia, y después de numerosas solicitudes, consiguió que el 22 de junio de 1563 el Rey lo nombrara como Gobernador de Tucumán. Dos meses después, aquella provincia sería separada de Chile.

Retrato figurado de Francisco de Aguirre
Indignado por lo que entendía que era burla y usurpación, protestó ante el Virrey y ante la Audiencia de Lima y escribió quejándose a Su Majestad el 6 de abril de 1558. Cuando murió el Virrey Marqués de Cañete, el 14 de septiembre de 1561, Aguirre ganó el pleito y la Audiencia obligaba a Don García de Mendoza a devolverle los bienes secuestrados y además 42.000 pesos en oro. Pero Aguirre nunca cobró la deuda pues el Virrey Mendoza había regresado a España.

Era un hombre de gran aliento. Suya fue la idea y el proyecto de fundar una ciudad en el Puerto de Santa María de los Buenos Aires, pero una conjura de soldados enemigos le ocasionaron un pleito con la Inquisición y encarcelamiento… todo lo cual le amargó los últimos años de su vida. En 1575, Aguirre volvió a la ciudad de La Serena para pasar sus últimos años de vida; ese mismo año, el gobernador de Chile Rodrigo de Quiroga le concedió el señorío del valle de Copiapó. Murió en La Serena, rodeado de tribus indígenas que le veneraban, a los 73 años de edad, en 1581.

  

lunes, 22 de octubre de 2018

Moneda y medalla para celebrar los 1.300 años del Reino de Asturias por D. Pelayo



Con motivo de la celebración de los mil trescientos años de la creación del Reino de Asturias, en el año 718, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre emite una moneda de colección dedicada a esta efeméride.

Esta pieza, que está disponible al público en diversas entidades bancarias a partir de hoy lunes 22 de octubre, tiene un valor de 30 euros y es la primera moneda en la que aparece la princesa de Asturias.


En el anverso de la moneda aparecen las imágenes de S. M., el rey Don Felipe VI, y de Su Alteza Real, la princesa Leonor, con la leyenda "Felipe VI y Leonor Princesa de Asturias", entre dos puntos y en mayúsculas. En la parte inferior de la moneda, la leyenda "España 2018".

En el reverso se reproduce, a color, el escudo del Principado de Asturias sobre una cinta con los colores de la bandera de España. A la izquierda, en la parte superior, aparecen la Cruz de Asturias, la marca de Ceca una M (Madrid), coronada, y el número 18 en forma de imagen latente cuádruple, como medida de seguridad. En la parte inferior el valor de la pieza "30 Euro". En la parte superior de la moneda, la leyenda "1300 aniversario Reino de Asturias".

La moneda tiene una composición de plata de 925 milésimas y un diámetro de 33 milímetros. Su peso es de 18 gramos y tiene un valor de canje de 30 euros. La tirada máxima autorizada es de un millón de unidades.


Por otra parte, el Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias (CNPA), al cumplirse el 1.300 aniversario de la proclamación de don Pelayo como primer monarca de los astures, consciente del significado y trascendencia de tal efeméride en el devenir de España, ha creado una medalla conmemorativa, por el extraordinario significado y repercusión de este histórico acontecimiento, memorable no solo para la historia de Asturias sino también para la de toda España.

Don Pelayo fue el primer monarca del reino de Asturias, que rigió hasta su muerte acaecida en Cangas de Onís en el año 737. Su origen es controvertido, y se le atribuyen los más variados. La Crónica Albeldense le hace un noble godo (XV. ITEM ORDO GOTORUM OBETENSIUM REGUM. 1. Primum in Asturias Pelagius rg. in Canicas an. XVIIII. Iste, ut supra diximus, a Uittizzanc rege de Toleto expulsus Asturias ingressus). Frenó la expansión de los musulmanes hacia el norte, comenzó la Reconquista y se le ha considerado tradicionalmente como el fundador del reino de Asturias.



sábado, 20 de octubre de 2018

Nombramientos del Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia

Sábado 20 de octubre de 2018. Ceremonia de ingreso de nuevos caballeros y damas en el Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia.  

La iglesia del Monasterio de San Paio de Antealtares, en Santiago de Compostela, acogió hoy sábado, 5 de octubre de 2018, una nueva ceremonia de ingreso del Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia, con la celebración de una solemne misa, tras lo cual tuvo lugar una comida en la Capilla Real del Hostal de los Reyes Católicos de la misma localidad coruñesa.


Uno de los nuevos caballeros es D. Miguel Ángel Hermida Jiménez, miembro también de Junta Directiva de la Real Asociación de Hidalgos de España.

 
El acto fue presidido por el Sr. Marqués de Valladares, presidente del CNARG.

Ingresaron Dª Marta Piñeyro y Martos, el Sr. Conde de Castelo, D. José Mª Bermúdez de la Puente y García del Valle, D. Martín Bermúdez de la Puente y García del Valle, el Sr. Marqués de la Solana, D. Miguel Ángel Hermida y Jiménez, la Sra. Marquesa de Taurisano, la Sra. Marquesa de Albolote, el Sr. Conde de Fenosa y el Sr. Marqués de Fuente El Sol.


odos sus miembros tienen en común "un linaje, un apellido o un título nobiliario afincado en Galicia", por tanto no está limitado a la nobleza titulada, sino que también comprende a los "nobles de sangre", a los hidalgos, que representen "una nobleza gallega en una sociedad moderna y dinámica".

El Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia es una asociación sin ánimo de lucro que intenta contribuir al mantenimiento de las costumbres, el patrimonio y la historia de la nobleza gallega.

viernes, 19 de octubre de 2018

Melchor Rafael de Macanaz. Pensador y escritor político del siglo XVIII



Célebre escritor, político, representante de la ilustración española e ideólogo reformista, lo que le acarreó constantes persecuciones. Entre sus obras cabe destacar el Pedimento fiscal, donde escribe un incipiente programa de reformas para el conjunto de la Monarquía.

Desempeñó importantes cargos en la corte de Felipe V con quien trabajó como Fiscal General del Consejo de Castilla y Presidente del Consejo de Hacienda. Muerto Felipe V, su hijo y sucesor Fernando VI, le designó Ministro Plenipotenciario para asistir al Congreso de Breda, el 4 de diciembre de 1746.

Melchor Rafael de Macanaz Montesinos nació en Hellín (Albacete) el 16 de febrero de 1670. Hijo de Melchor Macanaz Moya, regidor perpetuo del Cabildo de la villa de Hellín, entonces perteneciente al reino de Murcia y Obispado de Cartagena; su madre Ana Montesinos. De familia hidalga humilde, fue el cuarto de siete hermanos.


Cursó siete años de Humanidades en la Universidad de Valencia y luego pasó a la Universidad de Salamanca como manteista que era, a estudiar Jurisprudencia, dedicando al aprendizaje catorce horas diarias, según revela en una autobiografía fechada en París el 7 de enero de 1739 y que cita su biógrafo Maldonado Alcaraz. Se graduó en ambos derechos, hizo oposiciones a cátedras de derecho civil y canónico, glosó las Instituta y compuso varias obras jurídicas.

   

Trasladado a Madrid en 1694, pronto cobró mucha fama como abogado y estrechó relaciones con la casa de Villena (Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, VIII marqués de Villena y duque de Escalona, que sería el primer director de la Real Academia Española, le encargó la educación de sus hijos); Carlos II lo nombró oidor de la Chancillería de Santo Domingo, en Ultramar, pero no aceptó la plaza. Tras el cambio de dinastía, y por su vinculación a la casa de Villena, se declaró pro-borbónico. Intervino enérgicamente en este bando de la Guerra de Sucesión Española, periodo en el que fue “juez de confiscaciones” de Valencia y “reedificador” de Játiva, ciudad qeu había qeudado destruida, enfrentándose con el clero. Fue víctima del juego de alta política entre Francia, España y la Santa Sede durante la primera mitad del siglo XVIII, en el contexto del polémico asunto del regalismo. Procesado en ausencia por la Inquisición española, pasó en el exilio buena parte de su vida, aunque intervenía en negociaciones diplomáticas y alardeaba de conocimientos secretos que comprometerían a altas instancias. 

Ya anciano se le propuso volver a España, donde acabó encerrado en la ciudadela de Pamplona y más tarde en el castillo de San Antón de La Coruña (1748-1760), requisándole todos sus libros y papeles, de donde salió con noventa años, reinando Carlos III, para morir pocos meses más tarde, el 5 de diciembre de 1760, en su ciudad natal.
Después de haber estado en las cárceles de la Inquisición, cambiaría su opinión sobre el Santo Oficio y se declararía defensor del Tribunal de la Santa Inquisición. Tras desengañarse, escribió una extensa obra en defensa de la Inquisición, en la que, de acuerdo con Juan Manuel Ortí y Lara, explicó la bondad y rectitud de este tribunal en razón de su origen, su naturaleza, sus procedimientos y su justificación.

Su producción literaria es muy extensa, parte de ella inédita, y se le han atribuido con frecuencia obras que no son suyas; Su obra se puede dividir en dos grupos: títulos sobre Historia y disciplina eclesiástica y títulos sobre Historia política y civil.

En el primer grupo figura la Colección diplomática reunida para las negociaciones de la Concordia con Roma en cuatro tomos, precedidas de relaciones o comentarios. En el segundo grupo tenemos los once tomos de las Memorias para el establecimiento de la casa de Borbón en España.

Es el protagonista de una magistral monografía histórica, de excelente prosa, escrita por Carmen Martín Gaite entre 1963 y 1969.
Su nieto, Pedro Macanaz y Macanaz (1760-1829), llegaría a culminar, bajo los reinados de Carlos IV y Fernando VII, una carrera administrativa y política digna de su antecesor. Oficial de la Secretaría del despacho de Estado (1790), intendente de la provincia de Jaén (1794) y ministro plenipotenciario que, acompañando al infante Carlos, se entrevistó con Napoleón en 1808, fue hecho prisionero en Vincennes, y trasladado a París. Liberado en el otoño de 1813, regresó a España en la comitiva de Fernando VII, con el que fue ministro de Gracia y Justicia entre el 4 de mayo y el 8 de noviembre de 1814. La pérdida del favor real le condujo al mismo castillo de San Antón de La Coruña, donde había estado su abuelo, sesenta años antes. Permaneció recluido en él hasta 1816, siendo rehabilitado en1826

domingo, 14 de octubre de 2018

El Cuerpo de la Nobleza de Asturias nombra nuevos Caballeros y Damas


El pasado sábado día 13 de octubre tuvo lugar la ceremonia de ingreso de nuevos Caballeros y Damas, que comenzó a las 19:00 horas con una misa en la iglesia de San Isidoro el Real de Oviedo.  

El Consejero Magistral del CNPA, el Excmo. Sr. D. Francisco de Borbón, Duque de Sevilla y Grande de España, impuso las medallas corporativas a los nuevos Caballeros y Damas del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias (CNPA), que hicieron el debido juramento y pasaron a formar parte del elenco de la institución.Como maestra de ceremonia ejerció Dª Pat Preeman.

Nuevas Damas y Caballeros, con miembros del Consejo del CNPA
Realizaron los juramentos de ingreso 14 nuevos miembros.


Iglesia de San Isidoro el Real (Oviedo)


Los nuevos caballeros investidos son Álvaro Marañón y Bertrán de Lis (conde de Retamoso), Álvaro de Marichalar y Sáenz de Tejada, Ángel de Bueres y Rey, Ignacio Miguel Castrillón y Fernández, Luis Mariano de los Santos y Martínez, Juan Manuel Quintana y Zuazúa, Caio Cesar Tourinho (vizconde de Tourinho), Julián Porras-Figueroa y Toledano y Armando Ruiz de Arriaga. Las damas son Estefanía López de Mántaras y Sánchez, María de la Cruz Rodríguez de Villar y Fernández, Paula de Vildósola-Gamboa y Miró, Inés de Grado y Chastenet de Géry y Patricia Alcaraz y Granados.

Seguidamente, tuvo lugar una Cena de Gala en el Real Club de Tenis de Oviedo, donde se entregaron los Premios "Trelles-Villademoros", "Conde de Latores", "Carreño de Miranda".y "Conde de Campomanes”

Diversos asistente del CNPA en la fachada de San Isidoro el Real (Oviedo)

·        El Premio "Trelles-Villademoros" a la labor cultural se lo llevó el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN). Lo recogió su director, el teniente general Rafael Sánchez Ortega.

·        El premio "Conde de Latores" a la labor humanitaria recayó en el 801 escuadrón del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) Ala 49, siendo recogido por el coronel Manuel Aroca Corbalán, jefe de la base aérea.

·        La distinción "Carreño-Miranda", dedicada a las artes, fue concedida en esta ocasión al Museo Guggenheim de Bilbao, representado en el acto de ayer por su directora de Comunicación e Imagen, Alicia Martínez.

·      El de "Conde de Campomanes” a Rafael del Pino Calvo-Sotelo, Presidente de Ferrovial desde 2000.


 
F. Gónzález de Canales y JM Huidobro, junto al duque de Sevilla


El Cuerpo de la Nobleza asturiana (CNPA) está bajo la protección espiritual de Su Santidad el Papa Francisco, y cuenta con padrinos de excepción a modo de protectores regios, entre los que se encuentra la reina Isabel II de Inglaterra, el príncipe Alberto de Mónaco, el príncipe heredero de Emiratos Árabes, el rey Abdullah II de Jordania y el príncipe Jacques Honoré Grimaldi (heredero de Mónaco).

martes, 9 de octubre de 2018

Pedro Salazar de Mendoza. Historiador, genealogista, mecenas y escritor



Destacado genealogista, escribió "Crónica del Gran Cardenal de España", "Crónica de los Ponce de León" y "Origen de las Dignidades Seglares de Castilla y León". Fue protector y amigo de El Greco, a quién encargó muchas pinturas para Toledo.

Pedro de Salazar y Mendoza nace en 1549 en Toledo, ciudad donde fallece en 1629. Era tataranieto del Gran Cardenal Mendoza por via de su tercer hijo Juan Hurtado de Mendoza, casado en segundas nupcias con Inés de Orozco y ambos padres de Úrsula de Mendoza, que se casó con el toledano Pedro de Salazar quienes tuvieron (entre otros) a Fernando de Salazar y Mendoza (hidalgo pobre) el cual se casó con Catalina de Quintanilla y fueron los padres de Pedro. 



Estas noticias genealógicas las proporciona el propio Pedro, quien fue considerado un experto genealogista además de biógrafo y cronista. Dedicado a la religión por sus pocos bienes, Pedro estudió en Salamanca, fue administrador del Hospital de San Juan y en 1609 canónigo penitenciario de la Santa Iglesia de Toledo.

Escribió "Crónica del Gran Cardenal de España", "Crónica de los Ponce de León" y "Origen de las Dignidades Seglares de Castilla y León"


Fue acusado de "linajudo" y de traficar con las ascendencias ajenas (necesarias por ejemplo en los expedientes de limpieza de sangre) alterando linajes y genealogías de acuerdo a sus deseos o al dinero de sus patronos.

sábado, 6 de octubre de 2018

Evaristo Churruca y Brunet. Ingeniero. I Conde de Motrico



Ingeniero de Puertos, Caminos y Canales, Creador del Puerto exterior de Bilbao y la canalización del rio Nervión en su desembocadura.

Hijo de José Francisco Churruca y Ecenarro, alcalde de Motrico, senador y diputado a Cortes por Bergara, y de María del Carmen Brunet y Fernández de Arróyabe natural de Lekeitio, nació el 26 de octubre de 1841 en el pueblo de Izu, cerca de Asiaín (Navarra), el día 3 de abril de 1917, aunque su familia era oriunda de la localidad guipuzcoana de Motrico a donde se trasladaría con su familia a los pocos años. Contrajo matrimonio el 13 de junio de 1873, en Madrid, con Ramona Juana Victoria Calbetón y Blanchon. Falleció en su domicilio de Bilbao, el 3 de abril de 1917.


Estaba emparentado con el famoso marino Cosme Damián Churruca, héroe de la Batalla de Trafalgar. Realizó estudios medios en el Real Seminario de Vergara y universitarios en Madrid, donde cursó la carrera de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. En 1863 fue destinado al Levante, donde dirigió diversas obras en la provincia de Murcia (construyó los faros de Cabo de Palos y Portmán) y Valencia, donde realizó tareas relacionadas con la hidrología.


Tras pasar por Vizcaya, donde canalizó la ría de Gernika, fue transferido a Puerto Rico en 1866, donde estuvo a cargo de la instalación de la red de telégrafos de la isla y llevó a cabo un estudio para mejorar el puerto de San Juan. En 1870 fue nombrado inspector general de obras públicas de la isla. Construyó numerosos edificios públicos y civiles y canalizó los ríos Bucaná y Jocaguas. Antes de regresar a la península vivió un tiempo en La Habana y realizó un largo viaje por los Estados Unidos.



De regreso a España en 1873 y tras trabajar durante varios años para la sección de carreteras y ferrocarriles de la Junta Consultiva de Caminos, Canales y Puertos, en 1877 se hizo cargo de la construcción del puerto exterior de Bilbao y de la canalización del río Nervión. Las obras finalizaron en 1904 y convirtieron al Puerto de Bilbao en uno de los mejores y más seguros de España. Estas obras permitieron el desarrollo industrial de esa ciudad.

Plano de Bilbao y su ría en el Siglo XVIII


Ría de Bilbao en 1931

Las condiciones de navegación de la ría y puerto eran pésimas, los obstáculos que la naturaleza había creado, barras, etc., hacían muy dificultosa la navegación y los naufragios se sucedían. La junta especial que tendría a su cargo todo lo relativo a la ría y puerto de Bilbao, cuya creación fue autorizada por R. O. del 19 de Noviembre de 1872, presidida por Eduardo Coste, se constituyo el 24 de febrero de1873.Churruca fue su director.

La obra, llevada a cabo supuso la consagración de Churruca como ingeniero de renombre, así como la recepción de numerosos reconocimientos. En 1908 el rey de España Alfonso XIII le nombró conde de Motrico, y también fue condecorado con la cruz de la Orden de Carlos III, la gran cruz de la Orden de Isabel la Católica y la Legión de Honor francesa, entre otros reconocimientos.

En su memoria se erigió un monumento en la localidad de Guecho, en la desembocadura de la Ría de Bilbao. Hay calles en su honor en Motrico (Calle Conde de Motrico), Portugalete (Muelle Churruca) y Bilbao (Muelle Evaristo Churruca).

martes, 2 de octubre de 2018

Diego de Nicuesa. Fundador de la ciudad de Nombre de Dios en la costa de Panamá



Gobernador de Veragua, una de las dos primeras gobernaciones que se erigieron en Tierra Firme. Nicuesa fracasó en su intento colonizador y desapareció en 1511, cuando viajaba en una nave desde Santa María la Antigua a Santo Domingo.

Nació en Úbeda o en Baeza / Jaén (en el último tercio del sigo XV, hacia 1477) en el seno de una rica familia de hidalgos y ocupó un empleo de confianza en la casa de Enrique Enriquez tío del rey Fernando el Católico. Pequeño de estatura, activo, ágil, maestro insigne en el manejo de las armas, elegante, caballeroso y en la flor de la edad, en mala hora para él se le ocurrió entrar en la lid para conquistar glorias y riquezas en el Nuevo Mundo.

Pasó a Indias con Nicolás de Ovando en 1502. Fue encomendero en la isla Española y logró una apreciable fortuna y prestigio, motivos por los cuales fue enviado a España en 1507 como procurador de Santo Domingo. Poco después el rey Fernando el Católico asumió la Regencia de Castilla por haber fallecido su yerno el rey Felipe “el Hermoso” y por la incapacidad de su hija Juana “la Loca). El Rey Católico convocó una junta en Burgos el año 1508 con objeto de solucionar los problemas indianos más urgentes, asistiendo a la misma, junto con Fonseca, personalidades de la talla de Vicente Yánez Pinzón, Américo Vespucio, Juan de la Cosa y Juan Díaz de Solís.

La Junta tomó varias decisiones importantes, entre las cuales figuró la de fundar dos gobernaciones en Tierra Firme, descubierta tres años antes por Colón, (hasta entonces solo existían las insulares) y se confió Nueva Andalucía (actual Colombia) a Ojeda, también hidalgo, y Veragua y Darién y que llamaban Castilla de Oro (parte de Costa Rica, Nicaragua y Panamá) a Nicuesa, puesto que ambos habían solicitado un cargo de gobernador en América, petición que les fue concedida. Ello ocasionó enemistades entre los dos a propósito del lugar donde establecer la frontera que separase sus respectivas jurisdicciones, la cual se fijó finalmente en el río Grande del golfo de Urabá (actual río Atrato, en Colombia). Así, el 9 de junio de 1508 se firmaron las capitulaciones correspondientes y los dos gobernadores marcharon a la Española de inmediato.

Gobernaciones de Nicuesa y de Ojeda
Ojeda zarpó muy pronto hacia su destino, pero Nicuesa tardó unos días más en aprestar su expedición y ocuparse de vender a buen precio una partida de indígenas que había capturado en la isla de Santa Cruz, que salió de Santo Domingo el 20 de noviembre de 1509 con siete embarcaciones y 580 hombres, habiendo gastado toda su fortuna en fletar una armada sin reparar en gastos, con el boato propio de un hidalgo. Cuando se encontraron en La Española con la de Ojeda, el lujo y ostentación de la de Nicuesa provocó las primeras desavenencias.

Naves de la época
Dejó en la Española a su lugarteniente Rodrigo de Colmenares, con orden de reclutar más hombres y reforzarle luego en la gobernación. Se dirigió hacia Turbaco (próxima a Cartagena de Indias) donde encontró a Alonso de Ojeda, en apuros, tras el ataque de los indios que había motivado la muerte a flechazos del cartógrafo vizcaino Juan de la Cosa; le auxilió con generosidad, y prosiguió viaje hacia su gobernación.

La expedición sufrió una serie de infortunios a partir de entonces; su segundo de a bordo el capitán Lope de Olano (hombre de mal carácter y pérfido, conocido en La Española por sus malos procedimientos con Colón), dejado al mando de los barcos de mas calado que no podían acercase a la costa, le "abandonó" (en realidad la flotilla se desperdigó por el mal timepo), supuestamente, para quedarse con el mando, y Nicuesa naufragó con el pequeño buque que le quedaba, por lo que se vio obligado a ir a pie por la costa panameña hacia Veragua. Se refugió al fin en un islote donde habría fallecido de no haberle llegado los refuerzos que Olano mandó en su busca y que le trasladaron hasta el río Belén. Una vez allí enjuició a Olano por su deserción y le condenó a muerte, pero luego decidió le mantuvieran cautivo, hasta que hubiera ocasión de enviarle a España para que lo juzgaran allí.

Representación imaginaria del naufragio de la nave de Diego de Nicuesa
 Nicuesa se dirigió entonces a Nombre de Dios, cerca de Portobelo (donde, en una entrada que hizo, perdió veinte hombres que le mataron los Indios con flechas emponzoñadas), en el istmo de Panamá, donde intentó fundar una población, en 1510, con los supervivientes. La desgracia tampoco lo abandonó en este lugar. Los naturales eran inhospitalarios, para buscar alimentos debían librar un combate diario. Reunida toda su gente, Nicuesa resolvió enviar los menos débiles en la carabela a La Española, a traer recursos a cualquier precio. De los setecientos hombres que habían salido de Santo Domingo, quedaba un centenar, muchos de ellos moribundos. El esfuerzo resultó inútil, Diego Colón embargó la embarcación y no permitió que volviera a Veragua.

Costa de Nombre de Dios (Panamá)
Allí le encontró su lugarteniente Rodrigo Enriquez de Colmenares, quien había recorrido toda la costa desde el Golfo de Urabá en busca suya, con un navío repleto de provisiones. Le comunicó que había encontrado a la gente de Ojeda establecida en una ciudad llamada Santa María la Antigua del Darién, recién fundada en su jurisdicción por Martín Fernández de Enciso y Vasco Núñez de Balboa, que estaba situada al oeste del golfo de Urabá, en tierras de la gobernación de Veragua*.

*Tras varias semanas de trabajos en el nuevo poblado llegó Rodrigo de Colmenares, viejo amigo de Nicuesa, con numerosas provisiones y pertrechos y también noticias frescas de las desgracias de Ojeda y la fundación por Enciso y Balboa de Santa María de la Antigua del Darién. En dicha población algunos colonos no estaban contentos con el gobernador Enciso y buscaron algún resquicio legal para derrocarlo. Investigaron y encontraron la fórmula, pero ésta les obligaba a entregar la gobernación a Nicuesa. En su estratagema argumentaron que la Antigua del Darién estaba en territorio perteneciente a la gobernación de Nicuesa y por ello las decisiones de Ojeda no tenían validez, incluido el cargo de Alcalde Mayor de Enciso y sus órdenes.

Por ello fueron enviados dos colonos, Diego de Albitres y Diego del Corral, a negociar con Nicuesa la entrega de la población. Se entrevistaron con el gobernador y le comentaron las injusticias y desórdenes que Enciso estaba provocando a lo que Nicuesa reaccionó prometiendo un reordenamiento total y una nueva reorganización de los repartimientos y encomiendas que se habían realizado ya. Evidentemente estas manifestaciones alarmaron a los colonos que viendo que se habían equivocado volvieron rápidamente al poblado para alarmar a sus vecinos y evitar que Nicuesa pudiese desembarcar e imponer sus ideas.

Medalla conmemorativa al Conquistador de Veragua: Diego de Nicuesa
Nicuesa marcho de inmediato a dicha ciudad, en un bergantín, en compañía de los 60 hombres que aún le quedaban, y exigió que le reconocieran como Gobernador, pero los colonos provocaron un gran tumulto y el Cabildo de Santa María, mandado por el Alcalde Vasco Núñez de Balboa, se negó a reconocer su título. Protestó Nicuesa y expresó su deseo de ir a reclamar a las autoridades de la Isla Española. Los vecinos de Santa María le dijeron que podía hacerlo, pues estaba en su derecho y el 1 de marzo de 1511 le dieron un barco para que fuera a Santo Domingo, pero la embarcación estaba en mal estado y naufragó en el trayecto y con ella se perdió el rastro de este conquistador para siempre.

Para saber más: Diego de Nicuesa