martes, 23 de febrero de 2016

Paleografía. Tipos de escritura y su identificación


La Paleografía es la ciencia que estudia las escrituras antiguas y cuyo conocimiento permite la lectura de documentos de distintas épocas y escrituras diversas. 

Para todos los interesados en la genealogía, heráldica y nobiliaria, la dificultad para la lectura de textos antiguos se debe a las características de la escritura y a la presencia habitual de abreviaturas. No obstante, buena parte de los investigadores particulares no se enfrentan con frecuencia con documentos muy antiguos, sino con escritos de los siglos XVI y siguientes, y a esos documentos (parroquiales, municipales, notariales, etc.) son a los que se debe dedicar la atención.



En el siglo XV, eran empleadas en España las letras bastardilla o itálica, la redonda, la alemana, la cortesana y la procesal. La primera, se generalizó entre la gente culta; la segunda, se empleó en documentos importantes y en algunos libros; la tercera (procedente de la Francesa), es utilizada en lápidas y en el comienzo de la imprenta, es más estrecha y aguda en sus extremidades; la cuarta, es redondeada, apretada, menuda y ligadísima; y la última deriva de la cortesana, fue utilizada por los notarios hasta el siglo XVII, empeorando con el ligado continuo, costumbre que originó la letra procesal encadenada. 

Entre las ramas de la Paleografía podemos diferenciar, la Paleografía Diplomática, que examina los signos lingüísticos contenidos en los documentos; la Paleografía Numismática, que los analiza en las monedas y medallas; la Paleografía Bibliográfica, que lo hace en los libros, y la Paleografía Epigráfica que se dedica a estudiar la escritura plasmada en lápidas y otras manifestaciones arquitectónicas.


Reproducimos a continuación, por su interés y curiosidad, el artículo publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, en su página web, titulado: Tipos de escritura

Escritura carolina


La escritura carolina, denominada de esta forma por surgir en Francia en la época de Carlomagno, se utilizó principalmente en los monasterios y en la corte por su facilidad de lectura y simplicidad. Se caracteriza por sus letras minúsculas redondeadas que permanecen siempre aisladas, aunque las palabras dan la impresión de no estar separadas entre sí. Algunos enlaces y nexos presentes en esta escritura son los derivados de las formas cursivas ct, et, nt, rt y st. Mientras que la abreviación se realiza a través de líneas o pequeñas rayas que designan la contracción.

Escritura gótica


Este tipo de escritura, también denominada angular, escolástica o monacal, se utilizó desde siglo xii hasta el xv, surgió a partir de la modificación que se le realizó a la pluma de oca, que consistió en añadir un corte oblicuo hacia la izquierda. Por ello, la letra presenta perfiles angulosos, tendencia a la verticalidad, la regularidad, uniformidad y ritmo, que la convierten en una de las escrituras más caligráficas. Sin embargo, también presenta numerosas abreviaturas que frecuentemente son de difícil lectura.

Escritura cortesana


Instaurada por los reyes católicos en todos sus reinos durante el siglo xv, traída a América en el xvi, la escritura cortesana se convirtió en la más utilizada en los documentos reales, de ahí que se le llame cortesana, o sea la que efectuaba la corte. Las letras presentan líneas prolongadas que forman espirales y curvas que en ocasiones envuelven a las palabras y suplen algunas letras. Las abreviaturas son abundantes en este tipo de escritura, se encuentran envueltas en trazos redondeados y horizontales.

Escritura procesal


Esta escritura resultó de la degeneración de la letra cortesana, fue utilizada en el siglo xvi y con mayor abundancia en el xvii. Recibe su nombre debido a que se empleaba en los procesos de la corte. Sus tipos son variados e irregulares, lo que la convierte en una de las escrituras más difíciles de leer, ya que es exageradamente cursiva. La mayor parte de las veces la pluma no se despega del papel para redactar todo el texto y su marcada continuidad dificulta la identificación de la puntuación y termino de la oración, a ésta se le ha llamado procesal encadenada.

Escritura humanística o redonda


Este estilo gráfico surgió en Florencia hacia el Renacimiento, de ahí que reciba el nombre de humanística, pues ahí nace ese movimiento. Fue utilizada por los círculos intelectuales minoritarios y posteriormente difundida a otros niveles, sin embargo, no es un tipo de letra nuevo, más bien se trata de una reproducción general de la carolina en su estadio de madurez. Se caracteriza por utilizar letras que tienden a la verticalidad y presentan pequeños trazos complementarios que perfeccionan el acabado del diseño y le otorgan individualidad. Por tanto, los enlaces son casi inexistentes, sólo se reproducen st, ct y et. La abreviación es reducida y unificada.

Escritura itálica


El periodo de formación de este tipo de escritura se sitúa hacia el siglo xv. Su principal característica es la marcada inclinación a la derecha respecto a la línea rectriz y las letras unidas entre sí, por lo que también se le conoce como escritura cursiva, bastardilla o cancilleresca. Su caligrafía es clara y regular, lo que permite leerla fácilmente aunado a que su sistema de abreviación es sencillo y no presenta particularidades especiales.

Códices mesoamericanos y coloniales


Los códices mesoamericanos son manuscritos pictóricos elaborados por grupos indígenas que habitaban esa región, tales como los mayas, mexicas, mixtecas, zapotecas, otomíes y purépechas, antes del contacto con los españoles. Los manuscritos, fabricados en diversos soportes, como piel de venado, telas de algodón, papel de maguey o papel de amate, retratan parte de sus creencias religiosas, alianzas políticas, rituales, ceremonias, historias, genealogías, entre otros temas. Tras la llegada de los españoles, la elaboración de códices indígenas continuó con la finalidad de plasmar pruebas que les permitieran legalizar sus derechos sobre sus tierras, durante el régimen colonial. Sin embargo, a pesar de encontrarse temas de tradición indígena, surgieron otros nuevos relacionados con la vida colonial, las nuevas costumbres traídas por los europeos y la religión cristiana, en los que se combinaban las imágenes con los escritos en caracteres latinos, llamados códices mixtos. Asimismo, los materiales de manufactura, como pieles, lienzos, papel europeo y pergaminos, se integraron a los antiguos materiales. La tradición de elaboración de códices continuó hasta el siglo xviii.

Códice Osuna, resguardado en la Biblioteca Nacional de Madrid

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada