martes, 6 de marzo de 2018

Antonio Pineda. Marino y naturalista, formó parte de la expedición Malaspina



Antonio Pineda y Ramirez nació en Ciudad de Guatemala (Guatemala) en 1753. Sus padres le llevaron a España a la edad de seis años, donde se educó en el Seminario de Nobles de Madrid.

Tras ingresar en la armada española como guardiamarina, combinó una brillante carrera militar con el estudio de la historia natural e hizo muchas excursiones con el naturalista Casimiro Gómez Ortega. Designado naturalista principal de la expedición Malaspina, dejó España rumbo a Montevideo el 30 de julio de 1789. Pineda había estado junto a Malaspina en el asedio a Gibraltar del año 1780.

Don Antonio Pineda y Ramírez es el elegido para dirigir el equipo, pues es un militar hidalgo, conocido en los círculos científicos de la corte por su amplitud de conocimientos, sabe de todo, animales, vegetales y minerales forman parte de su formación académica.

Mausoleo del Coronel Antonio Pineda, en Filipinas
Desde Montevideo, la expedición circunnavegó Sudamérica hasta las costas de Acapulco, adonde llegó Pineda en la Descubierta el 2 de febrero de 1791. En ruta mantuvo correspondencia con Félix de Azara acerca de los estudios de éste sobre los pájaros.

Ruta de la expedición, con salida y llegada a Cádiz (77.764 km)
La expedición continuó hacia el Norte, pero Pineda y Luis Née* permanecieron en México hasta su vuelta. El 21 de diciembre de 1791 ambos partieron hacia las Marianas y las Filipinas, donde falleció en Badoc, Illocos, Norte de Filipinas, en 1792.

*Para ocuparse de las plantas se contrata al jardinero francés Luis Neé, que viene de emplearse en el madrileño jardín de La Priora, con fama de hábil recolector. Trabajó con Tadeo Haenke en las herborizaciones de México y Filipinas.
 
La Expedición Malaspina recibe su nombre de Alejandro Malaspina, su impulsor y director. Partiendo de Cádiz en el año de1789, fue el primer proyecto de circunnavegación de la Armada española, aunque finalmente no se concluyera la vuelta al mundo. El 21 de septiembre de 1794 las fragatas Descubierta y Atrevida volvían al punto de partida, después de cinco años y más de 77.000 km recorridos, con un bagaje ciertamente rico y notorio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario