sábado, 21 de abril de 2018

Flórez de Setién y Huidobro. Religioso y escritor; autor de “La España Sagrada”


El Padre Flórez, uno de los mayores eruditos que ha tenido España, pertenecía al linaje de los Flórez de Setién, originario de la localidad de Salinas del Pisuerga, en la Montaña Palentina, 

El de los Flórez de Setién es un linaje hidalgo muy ilustre, cuyos miembros pertenecieron a la Orden Militar de Santiago, fueron altos oficiales del ejército y miembros destacados del clero, así como personas muy cercanas a la alta nobleza titulada, caso de los Duques de Alba, Arcos, o Veragua. Sus integrantes ocuparon siempre los principales empleos honoríficos por el estado noble de las localidades en las que residieron, y emparentaron con las principales familias.



Flórez de Setién y Huidobro nació el 21 de julio de 1702 en Villadiego (Burgos), siendo bautizado el 25 de julio, donde recibió los nombres de Enrique Fernando. Murió en Madrid en 1773. Sus padres fueron don Pedro José Flórez de Setién y Calderón de la Barca y Josefa María de Huidobro. En 1682, la villa de Villadiego hizo reconocimiento de hijodalgo a Pedro José Flórez de Setién, por informe hecho por personas nombradas por la justicia de la villa a pedimento de éste. Una vez asentado en Villadiego, Pedro José sería nombrado para ocupar los principales oficios municipales por el estado noble de dicha villa: Procurador General del estado de hijosdalgo (1683), Regidor de dicho estado noble (1687 y 1700) y Alcalde de la Santa Hermandad por el estado de caballeros hijosdalgo (1688).

A temprana edad Enrique manifestó su vocación religiosa y por influencia de su deudo el Padre Maestro Fray José Cosío, Prior del Convento de San Agustín de Salamanca, decidió tomar el hábito de ésta Orden. Así, el 5 de enero de 1718, ingresó como novicio en el convento señalado, profesando al año siguiente. Seguidamente, pasó a estudiar Artes en el Convento de Valladolid (San Gabriel), y posteriormente Teología en Salamanca. En 1725, estando de colegial en el madrileño Colegio de Doña María de Aragón se ordenó de Misa el día 25 de julio, celebrando la primera la festividad de San Cayetano en el Convento de San Felipe el Real. Su padrino de Altar fue el Duque de Veragua, personaje muy cercano a la familia Flórez de Setién, quien convidó a la Grandeza. Ese mismo año, se presentó, en el señalado Colegio de Doña María de Aragón, a la oposición a Lectura de Artes, siendo nombrado Lector del Colegio de Madrigal de las Altas Torres (Ávila), tras obtener el primer lugar entre los dieciocho opositores que hubo. En otoño de 1725, pasó a la ciudad de Ávila, en cuya Universidad leyó la oposición y recibió los grados de Bachiller, Licenciado y Doctor. Posteriormente, el 6 de febrero de 1729 se gradúo de Doctor en la Universidad de Alcalá. Años más tarde, el 24 de mayo de 1736, tomaría el grado de Maestro de la Religión.

En 1739, se le eligió por Rector del Colegio de los Agustinos de Alcalá, cargo para el que sería reelegido en 1742. En octubre de 1743, decidió renunciar al mismo porque se le hacía difícil compatibilizarlo con el estudio. En 1740, el Santo Tribunal de la Inquisición le había nombrado Revisor y Visitador de Librerías en atención al celo, literatura y buenas partes que concurrían en su persona. Finalmente, en 1751 S.M. Fernando VI vino a nombrarle Catedrático de Teología en la Universidad de Alcalá. Sin embargo, en esas fechas el Padre Flórez residía en la Corte y dedicaba todos sus esfuerzos a la España Sagrada, su obra culmen, no pudiendo por ello llegar a regentar la catedra, por lo que en 1758 renunció a la misma.

El Padre Flórez consagró su vida al estudio, destacando en todas las disciplinas que abordó: historia eclesiástica, historia y genealogías reales, historia natural, numismática, teología, cronología, geografía, cosmografía, traducción, poesía, etc. La España Sagrada, es, sin duda, su obra más significativa, y por la que ha pasado a la posteridad. Constituye una historia general de la Iglesia de España y sus diócesis. En 1747, vieron la luz los primeros dos tomos de la misma, en 1748 el tercero y en 1749 el cuarto. Este cuarto tomo se lo dedicó al Rey Fernando VI, quien tomo la magna empresa bajo su Real protección. En 1750, a petición de Fernando VI, el Papa Benedicto XIV, le concedió exenciones de Provincial absoluto. Así mismo, a finales de ese año, el monarca le concedió una pensión anual de seiscientos ducados de vellón. A lo largo de su vida, el Padre Flórez compuso veintinueve tomos de la España Sagrada, siendo los tomos XXVIII y XXIX publicados de forma póstuma.  


Tras su muerte, la magna obra fue continuada por otros autores españoles a lo largo de varios siglos, contando actualmente con 57 tomos. Inicialmente fueron sus compañeros de la orden agustina quienes prosiguieron con la edición de la misma. En 1836, a consecuencia de las leyes desamortizadoras, que provocaron el cierre e incautación de los conventos agustinos, la Real Academia de la Historia recibió el encargo, por Real Orden, de continuar la misma. Para proceder a su ingente tarea, Enrique Flórez dividió a España en diócesis de las cuales estudia su fundación, monedas, monumentos, inscripciones, manuscritos, obispos, iglesias, conventos, abadías y santos. Reproduce gran número de manuscritos antiguos, incluso textos de los antiguos cronicones como los Anales toledanos, la Crónica compostelana y muchos otros

Otras facetas relevantes son las de investigador de la historia y genealogías reales, donde destaca su obra Memorias de las Reinas Católicas. Historia Genealógica de la Casa Real de Castilla y de León (1761), la de numismático, en la que sobresalen los tres volúmenes de la obra titulada Medallas de las Colonias, Municipios y Pueblos antiguos de España, un clásico sobre numismática ibérica, así como la de investigador de la historia natural, pues el Padre Flórez, además de aficionar a la misma al futuro Carlos IV y a su hermano el Infante Don Gabriel, sería una figura clave para el establecimiento del Real Gabinete de Historia Natural, antecedente del actual Museo Nacional de Ciencias Naturales

Memorias de las Reinas Católicas de España
A lo largo de su vida, el Padre Flórez cultivó y frecuentó destacadas amistades, entre las que se pueden señalar, entre otras, a personajes de la familia real, religiosos, bibliógrafos y eruditos, así como políticos y personajes de la Corte.
  • Fernando Huidobro y Velasco es el seudónimo de Enrique Flórez de Setien y Huidobro

En vida el Padre Flórez alcanzó un gran renombre, no sólo en España, sino también en otras naciones europeas que le hizo merecedor de distintos reconocimientos. El 5 de mayo de 1773, fallecía en Madrid el Padre Flórez, dejando a España huérfano de uno de los mayores eruditos que ha tenido en su historia.

*Esta entrada está basada en su mayor parte en la conferencia impartida por don David Huidobro Sanz "Genealogía del erudito Padre Flórez; el linaje de los Flórez de Setién", durante la celebración del IX Coloquio Internacional de Genealogía, en Octubre de 2015.


David Huidobro, durante su conferencia sobre el Padre Flórez

No hay comentarios :

Publicar un comentario