domingo, 26 de junio de 2016

Alonso de Ojeda. Navegante, militar y descubridor de Venezuela


Ojeda desplegó un rol clave y fundamental en la conquista española de América. Acompañó en el que fuera su segundo viaje a Cristóbal Colón, aunque, Ojeda, cobraría protagonismo por ser el descubridor de Venezuela y de la costa colombiana, por fundar Santa Cruz y por ser el gobernador de Urabá, una de las primeras administraciones públicas de aquel tiempo.


Alonso de Ojeda, nació en Torrejoncillo del Rey (Cuenca) en el año 1466 en el seno de una familia perteneciente a la nobleza (originaria de Burgos) aunque venida a menos en materia de economía. La situación de de su familia lo llevó a emplearse como paje al servicio del duque de Medinaceli, don Luis de la Cerda. Algunos indican que por entonces entró en contacto con Colón. También participó de la toma Granada donde se destacaría como un valiente y eficaz soldado.


Por la mediación del Obispo Juan Rodríguez Fonseca, su protector, logró embarcarse en 1493 en el segundo viaje de Colón al Nuevo Mundo. El almirante le confiará la búsqueda de la rica comarca aurífera de Cibao en cuya expedición tuvo que socorrer al alcaide de la fortaleza de Santo Tomás del asedio de los indígenas, liderados por el cacique Caonabo, siendo éste apresado. La recompensa de los Reyes Católicos a Ojeda será la concesión de seis leguas de terreno en Maguana.

En el año 1498 y tras distanciarse de Colón, Ojeda, deja la Española y regresa a España. Al llegar, mantiene una entrevista con su protector, quien lo autorizaría a realizar el primer viaje de expedición sin la presencia de Colón. El viaje lo hizo en una sola carabela y acompañado de Américo Vespucio y Juan de la Cosa.

Se bautizó al Nuevo Mundo como América, en honor al cartógrafo florentino Américo Vespucio, una injusticia, ya que muy poco tuvo que ver, aunque si fue el que propagó por Europa que las nuevas tierras descubiertas no eran las Indias Orientales (Asia), sino un nuevo continente. 


Así, Ojeda fue el primero en inaugurar lo que se ha dado en llamar ‘viajes menores’ o “viajes andaluces”. La primera expedición de Ojeda, tras formar sociedad con Américo Vespucio y Juan de la Cosa, zarpó del Puerto de Santa María (Cádiz) el 18 de mayo de 1499. Siguieron la ruta del tercer viaje colombino y llega a la desembocadura del Orinoco, reconociendo la costa comprendida entre isla Margarita y el cabo de la Vela. Trinidad, Margarita (costa de las Perlas), Curaçao y península de Coquibacoa o Goajira, en Venezuela, a la que dio ese nombre.


En 1501 será nombrado gobernador de la isla de Coquibacoa, partiendo al año siguiente de nuevo hacia Paria en compañía de García de Ocampo y Juan de Vergara. En 1507 recibe una capitulación para recorrer la costa de Nueva Andalucía* y parte hacia Cartagena junto a Juan de la Cosa. Los enfrentamientos con los indígenas son muy graves, pereciendo en un ataque el propio De la Cosa. Gracias a la colaboración que le presta Diego de Nicuesa, en la campaña contra los indígenas, consiguie fundar en febrero de 1510 San Sebastián, el primer asentamiento europeo en el continente. Ojeda abandona la fundación -dejando a Pizarro como encargado de la defensa- y se traslada a la ciudad de Santo Domingo, donde vive sus últimos años, hasta su muerte ocurrida en el año 1516, siendo enterrado en la iglesia del convento de San Francisco; su tumba desapareció del monasterio tras la guerra civil que sufrió Santo Domingo en 1965.

 A Alonso de Ojeda, quizás le tocó la época que no le correspondía. Era un hombre de espada y no un descubridor. Las conquistas quedarían para más tarde, cuando él ya no vivía. A su compañeros les tocaría la gloria. Vasco Núñez de Balboa, descubriendo el Océano Pacífico; Francisco Pizarro conquistando un fabuloso país, el Perú, Francisco Pizarro que había sido su lugarteniente en la desdichada fundación de San Sebastián, Hernán Cortés, que decía admirarle y que entonces estaba empeñado en la conquista de Cuba, con Diego Velázquez y más tarde volvería sólo para apoderarse del enorme imperio de los aztecas.

* En el año 1.508 Ojeda recibió, en La Española, su nombramiento como gobernador de Nueva Andalucía. Con este nombre, Nueva Andalucía, se designó desde los primeros tiempos de la colonización española en el Nuevo Continente, a una extensa zona de tierras situada en la parte oriental de Venezuela, correspondiente, aproximadamente, a los actuales Estados de Sucre, Anzoátegui, Monagas, Bolívar, Delta Amalcuro, Amazonas y las Guayanas. Su definitiva conquista fue realizada por Diego Fernández de Serpa, a quien Felipe II, nombró gobernador general en el año 1.568.


No hay comentarios :

Publicar un comentario