viernes, 16 de septiembre de 2016

Juan Francisco de la Bodega y Cuadra. "Descubridor" de Alaska


A finales del siglo XVIII España impulsó varias expediciones navales a las costas noroccidentales de América para frenar el avance ruso. Todavía hoy sobreviven en Alaska varios topónimos en español, los más septentrionales del planeta. 

Reinando Carlos III, Juan Francisco ingresó en la armada española a los 19 años de edad. Navegó desde el puerto de San Blas, en el actual estado de Nayarit, México, y exploró toda la costa noroeste de América por el Océano Pacífico hasta Alaska. 


Juan Francisco vino al mundo en la ciudad de Lima (virreinato del Perú), en mayo de 1743, siendo bautizado el 3 de junio siguiente, en la parroquia del Sagrario. Era hijo de don Tomás de la Bodega y de las Llanas, un noble vasco proveniente de Vizcaya (concretamente de San Julián de Muskiz, Somorrostro) llegado al Perú en la primera mitad del siglo XVIII y de la dama criolla limeña, también de familia noble, doña Francisca de Mollinedo. El apellido de la Quadra lo adoptó a instancias de su pariente D. Antonio de la Quadra, lo mismo que todos los hijos posteriores de doña. Francisca.

Tras iniciar sus estudios en el Colegio Mayor de San Martín, de la Real y Pontificia Universidad de San Marcos de Lima (la más antiguas americana), de muy joven viajó a España, en compañía de su hermano Manuel, para estudiar navegación en Cádiz (ingreso en la Compañía de Guardiamarina de Cádiz, sentando plaza el día 21 de septiembre del año de 1762. Expediente Nº 937) y participó en la Guerra de los Siete Años, que entre 1756 y 1763 sostuvo España con Inglaterra, cuando ésta trataba de apoderarse de las colonias de La Habana, Honduras y las Islas Malvinas. Por sus méritos, a los 30 años era ya Teniente de Navío. Fue Caballero de la Orden de Santiago en 1776.

En al año 1775, es decir cuando apenas tenía 32 años de edad, realiza una expedición a la costa noroeste de Norteamérica bajo el mando del teniente Bruno de Heceta, en una expedición que era la segunda de las que pretendía obtener títulos de propiedad españoles sobre las costas norteamericanas y contrastar si los rumores de que los rusos se estaban expandiendo por las costas noroccidentales americanas eran ciertos.

Así, siendo teniente de fragata, junto con Bruno de Heceta, se hizo cargo de la corbeta Santiago y la goleta Sonora para realizar una expedición de reconocimiento a las costas occidentales del norte de América. La expedición salió de San Blas (virreinato de Nueva España / México, en los tiempos del virrey Antonio María Bucareli y Ursúa) el día 16 de marzo de 1775. Llegó hasta los 48º, tomando posesión de la ensenada de los Mártires, donde encontraron a grupos de indios vestidos con gamuzas rojas. La corbeta entró en Monterrey el 29 de agosto de 1775. La goleta, bajo el mando de Bodega, llegó el día 15 a los 56° 8' de latitud. El 17 descubrieron un puerto, al que dieron el nombre de Guadalupe, fondeando en la ensenada de los Remedios. Cuando bajaron a tierra se presentaron los indios, primero desarmados y luego en armas, por lo que en vista de los preparativos de defensa y algunas bajas qeu les causaron, se retiraron.

Reanudado el viaje el día 21 alcanzaron aproximadamente los 59º de latitud norte, pero a causa de bajas por escorbuto, que dejó útiles a sólo dos hombres de la tripulación, volvieron a Monterrey dedicándose a reconocer la costa y corregir los errores del mapa de Mr. Bellin, publicado en 1766. Durante tres meses de navegación se instituían la entrada de Bucareli, isla de San Carlos, cabo de San Agustín, ensenada del Príncipe y puerto de la Bodega. Llegaron a San Blas el 20 de noviembre. El Diario de esta expedición lo escribió el coruñés D. Francisco Antonio Mourelle de la Rúa*, y sirvió a James Cook, en 1778, para explorar las mismas costas.




Capitán de fragata Mourelle
El 11 de febrero de 1779, las fragatas Princesa y Favorita, bajo el mando del teniente Ignacio de Arteaga y con el teniente Bodega como segundo, partieron nuevamente de San Blas. Con la excusa de su mayor antigüedad, se le otorgó el mando a Arteaga, aun a pesar de los notables méritos de Bodega; posiblemente por la predisposición en la Marina española a entregar el mando a oficiales peninsulares. Su misión era explorar la costa noroeste y no interferir con los navegantes ingleses que asumían que habría en la zona. Se cartografió cada bahía y ensenada en busca del Paso del Noroeste llegando hasta los 58º 30' norte antes de volver desde Alaska a causa del mal tiempo. Este viaje completó el complejo proceso de reclamación del Noroeste Pacífico para la corona de España.

Juan Francisco de la Bodega y Caudra
En 1780 se le entregó el mando del departamento de San Blas, en México, como recompensa a sus logros. San Blas, aunque lugar bastante insalubre, era un emplazamiento de importancia estratégica. Poco después de un año, Bodega fue relevado (posiblemente por problemas de salud) y regresó al Perú y pasó unos años entre La Habana y la península, en los que no se le encomendó ninguna misión de importancia. Bodega escribió al ministro de Marina Antonio Valdés, solicitándole su vuelta a ultramar.

Negociación sobre la soberanía del Pacífico noroeste

En 1789 a Bodega se le ordenó volver a comandar el departamento mejicano de San Blas. Con el objetivo de negociar la soberanía de la costa americana del Pacífico Noroeste y la negociación del ambiguo tratado acordado en El Escorial (28-Oct-1790) -primera convención de Nutka- por el que se cedió a los ingleses las tierras que van desde la isla Kodiak (al sur de la península de Alaska, expulsando a los rusos que halló a su paso.) hasta la actual frontera de Canadá con EE. UU, el ya capitán Bodega, como comisionado de España, se reunió con el capitán británico George Vancouver en la isla de Nutka* (costa sur del actual Canadá) en agosto de 1792. Aunque ambos mantuvieron buenas relaciones, no fueron capaces de llegar a un acuerdo sobre los detalles cubiertos por el tratado. Bodega estaba en contra de las directrices que le indicaban que debía ceder la isla, porque defendía que la presencia española era anterior y los informes del capitán John Meares* eran incorrectos. 

*La Segunda Convención de Nutka fue firmada en febrero de 1793 y compensó a John Meares por el apresamiento de sus barcos en Nutka en 1789 con 210.000 pesos fuertes


Tras largas, aunque muy amistosas, negociaciones con el capitán Vancouver, ambos estuvieron de acuerdo en enviar los puntos en desacuerdo a sus respectivos gobiernos. Durante las reuniones Bodega pidió a Vancouver bautizar "algún puerto o isla con el nombre de ambos". Puesto que se había descubierto que Nutka* estaba sobre una isla, Vancouver le respondió que el lugar de sus encuentros podría llevar el nombre de "Isla de Quadra y Vancouver". Con este nombre se introdujo en las cartas de navegación, pero este nombre pronto fue acortado a Isla de Vancouver. Algunos historiadores incluso afirman que esto se hizo de forma deliberada por parte de los cartógrafos de la Compañía de la Bahía de Hudson para borrar cualquier evidencia de que los británicos no habían sido la potencia preeminente en la región antes que cualquier otra potencia europea.

El capitán Juan Francisco de la Bodega y Quadra (dch.) y su homólogo británico George Vancouver (izq.)                pactaron como evitar el conflicto entre España e Inglaterra por la isla de Nutka, en la actual Columbia Británica (Canadá).
El 11 de enero de 1794, España y el Reino Unido firmaron un acuerdo por el cual accedían a abandonar la región (la tercera Convención de Nutka); así, pues, rotas las relaciones de España con Inglaterra recibió Bodega la orden de regresar a San Blas, a donde llegó el 21 de noviembre y allí enfermó, seguramente debido al insalubre clima de la ciudad. El 29 de marzo de 1794 Bodega moría de la enfermedad que había contraído en San Blas, mientras se encontraba en Ciudad de México. Fue enterrado en el Convento de San Fernando.

Isla de Vancouver (Fuerte español de San Miguel)
La Primera Compañía Franca de Voluntarios de Cataluña (unos 20 efectivos) construyó un fortín en la Cala de los Amigos, a la entrada de Nutka, y se quedó a vivir allí varios años, hasta 1792 (2ª Convención de Nutka). Sus amigos Nuu-chah-nulth, hábiles cazadores de ballenas, les suministraban alimentos y grasa para sus linternas, y la madera de bosques interminables, madera para calentar sus cuarteles.

Isla de Nutka
*La isla de Nutka, descubierta por la primera expedición en la que participó Bodega, ubicada al sur de la isla de Vancouver (Quadra y Vancouver), fue el primer lugar de contacto de los europeos con la costa oeste de Canadá,  y que además fue escenario de la crisis o incidente que condujo a la pérdida de las posesiones españolas al norte del virreinato de Nueva España (Canadá y Alaska).

Bodega es autor, entre otras obras, de “Comento de la navegación y descubrimientos hechos en dos viajes, de orden de S. M., en la costa septentrional de la California, desde la latitud de 21° 30', en que se halla el departamento de San Blas” y de “Método de la navegación que conjeturo convendrá se observe para seguir los descubrimientos de la costa septentrional de la California”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada