sábado, 24 de junio de 2017

Domingo de Zavala. La Guerra y la Hacienda


Domingo de Zavala estuvo presente en la batalla de Lepanto, fue Secretario de Estado y Guerra en Flandes, Contador Mayor de Hacienda por nombramiento de Felipe II, y Consejero de Hacienda de Felipe III, todo lo cual le permitió fundar el mayorazgo de su apellido (1612) y construir el palacio Zavala, situado en Ordizia.

Navegando por Internet, en busca de información sobre temática relacionada con la hidalguía, tuve la fortuna de encontrarme con el libro: Domingo de Zavala. La guerra y la Hacienda (1535-1614), de descarga gratuita, cuyo autor es Arturo Cajal Valero, que narra la vida de un personaje interesante y el entorno en el que se desenvolvió, y que recomiendo.

De la página web Fundación del Archivo de la Casa de Zavala, he recopilado gran parte de la siguiente información, que reproduzco en el blog.

Palacio de Zavala, en Ordizia
Los Zavala, originarios de Ordizia* (s. XVI, antiguamente también llamada Villafranca de Oria, Villafranca de Ordicia o Villafranca) y afincados posteriormente en Tolosa (ss. XVIII-XIX), atraviesan y jalonan la historia de Guipúzcoa desde su fundador Domingo de Zavala hasta el primer tercio del siglo XX.
 

Sus armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, un monte o peñasco de plata, sumado de un águila de oro, en actitud de emprender el vuelo, 2º y 3º, en campo de oro, una encina de sinople, frutada de oro, y un jabalí de sable atravesado por delante del tronco.

Medallón. Perfil de Domingo de Zavala

Domingo (/Martínez de Arramendía y Mendiola) de Zavala nación en Villafranca (actual Ordizia), en noviembre de 1535 y murió en la misma ciudad el 25 de noviembre de 1614. Hijo de Domingo Martínez de Armendía (barbero de profesión, lo que demuestra que los hidalgos si ejercian ciertos oficios) y  de Mary Juan de Mendiola, su esposa, fue un hidalgo de orígenes modestos y sus ascendientes “vecinos concejantes” de Villafranca, que tuvo que salir muy joven -a la edad de 12 años- de su pueblo natal para ganarse la vida como escribano y contable, llegando a alcanzar los más altos puestos en la administración Real al ganarse la confianza del Comendador Mayor de Castilla Don Luis de Requesens. Casó con Magdalena de Arrúe y Acelaín en 1576, con la que tuvo un único hijo, llamado Martín, que llegó a ser, en 1600, Caballero de Santiago.

Domingo estuvo presente en la batalla de Lepanto, fue Secretario de Estado y Guerra en Flandes, Contador Mayor de Hacienda por nombramiento de Felipe II, y Consejero de Hacienda del Rey Felipe III, todo lo cual le permitió fundar el mayorazgo de su apellido (1612) y construir el palacio Zavala sito en Ordizia (acabado en 1582) a su vuelta de Flandes. En adelante la familia Zavala se ocuparía del gobierno de las fábricas de armas “de Cantabria” –de Placencia y Tolosa- por designación de la Corona (s. XVII), y ocuparía su lugar en la Diputación General de Guipúzcoa (s. XVIII).


Participó en la batalla de Lepanto en el séquito de Luis de Requesens como empleado de la administración militar (contable), y en virtud de la confianza personal de su señor, mandó la galera Granada situada en el lugar neurálgico del combate, desplegando un extraordinario heroísmo y capturando tres buques turcos. Ni antes ni después de Lepanto desempeñó Zavala mando naval ni función marinera ninguna, sino una larga y brillante carrera burocrática en los ámbitos de guerra (Secretario de Estado y Guerra en el Gobierno general de Flandes) y contabilidad (Contador Mayor de Hacienda), que le llevaría finalmente a formar parte del Consejo supremo de Hacienda.


Manuel José de Zavala y Acedo, III Conde de Villafuertes (1772-1842), constituye la personalidad más significada del linaje, y asimismo, la que más abundante documentación ha legado al archivo, en especial por lo que hace a su intensa vida política. Entre otros hechos, fue el primer Jefe Político (gobernador civil) de Guipúzcoa, encargado de aplicar la “Constitución de Cádiz” en la Provincia (1813-1814, 1820-1823), y objeto de la persecución absolutista por sus servicios al régimen liberal. En el tiempo de la primera guerra carlista, fue uno de los creadores del liberalismo fuerista, defensor de la continuidad de los Fueros vascos bajo el Estado constitucional, y en esta misma línea fue miembro de la “Junta de Bayona” encargada de apoyar a la Bandera “Paz y Fueros” del escribano Muñagorri. Así como sería igualmente, al término de la guerra (1839), el primer Corregidor Político de Guipúzcoa, el delegado del Gobierno que inauguró una larga época de coexistencia de Fueros y Constitución.

La conflictiva evolución de la política y de la sociedad a lo largo de la primera mitad del siglo XIX, desde el final del Antiguo Régimen hasta la reconciliación posterior a la guerra civil, pasando en el intermedio por las guerrillas realistas del Trienio, los orígenes del alzamiento carlista, o el cisma entre los liberales moderados y progresistas, tiene su reflejo en las cartas y documentos del Conde, contemplada toda ella desde su posición liberal, conservadora y fuerista.

Sus hijos Ladislao (Diputado General de Guipúzcoa) y Ramón de Zavala Salazar evolucionarían posteriormente desde el liberalismo hasta el carlismo, en cuyas filas políticas militaron durante la última guerra carlista y en adelante. Del último mencionado, Ramón (1817-1898), se conserva documentación relativa a esta guerra, y a sus posteriores actuaciones políticas como miembro del partido integrista y Presidente de la Diputación Provincial ya en la época de la Restauración.

Por sucesivos enlaces matrimoniales los Zavala emparentaron con otros linajes guipuzcoanos, como Aramburu (Tolosa), Olaso (Vergara), Monzón, Eznarrízaga-Zuaznabar, Alcíbar-Jáuregui, etc.

Por la misma vía matrimonial, entraron en el archivo los considerables fondos documentales de la familia asturiana Fernández de Heredia, relativos tanto a la administración económica de sus bienes (las Casas de Heredia, Dóriga y Faes), como a la actividad política de Antonio Fernández de Heredia y Valdés, Vizconde del Cerro (1816-1880; Diputado a Cortes, Gobernador de diversas provincias, Introductor de Embajadores, Maestro de Ceremonias de la Casa Real de Amadeo I), y a otros diversos avatares del Principado de Asturias.

 
Luis María de Zavala y Fernández de Heredia (San Sebastián, 1936) es el responsable del Archivo de la Casa de Zavala.

Licenciado en filosofía y teología. Empresario. Caballero de la orden de Santiago (1986), Dignidad Trece (1991), Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort (1991). Consejero del Real Consejo de las Órdenes Militares (1994-2012). Presidente del Real Consejo de las Órdenes Militares (2012).

Desempeñó el cargo de Director General de Asuntos Religiosos (1989-1991). Presidente del Instituto Ibero (1991-1995). Correspondiente de la Real Academia de Historia (1993). Amigo de número de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (1994).

No hay comentarios :

Publicar un comentario